Esla

Esla apareció un buen día en el pueblo de nuestra presi junto a sus hermanos, al hacerle algunas caricias comenzó a seguirla dando muestras de que lo que desea son mimos y más mimos. Vecinos de la zona la dijeron que era habitual que siguiera a cualquiera con el peligro que ello conlleva así que sin dudarlo la acogió en su casa, sacándola de los riesgos de la calle.

Es una gatita que sueña con un hogar donde ser la tigresa mimosa que todo amante de los gatos desea tener.

Leave a Reply

Your email address will not be published.