Firo

Zafi y Firo son dos gatos cachorros que fueron encontrados por una voluntaria a la salida de un centro comercial de Madrid. Estaban prácticamente moribundos, hasta el punto que, Firo, estaba siendo picoteado y arrastrado para ser comido por una urraca. Al ver esas imágenes, no pudimos evitar cogerlos y ayudarles a emprender una nueva vida, con un hogar digno para estos pequeños. Ambos tenían los ojos pegados y llenos de legañas y estaban en los huesos. Para que os hagáis una idea, estos peques llegaron a nosotros con 1 mes de vida y apenas alcanzaban los 200 g de peso.

Enseguida, Zafi y Firo fueron llevados al veterinario, donde nada más ser alimentados y atendidos, comenzaron a reaccionar. Les pusieron tratamiento para unas semanas y ahora están en un hogar de acogida, donde están recuperando peso y, sobre todo, las ganas de vivir, porque no os podéis hacer una idea de la expresión de tristeza que transmitían sus caritas los primeros días.

Ambos hermanitos son muy cariñosos y cercanos. Firo al principio  era muy tímido y miedoso. Se metía en su cestito y no se acercaba a los humanos. De hecho, durante los dos primeros días, se negaba a comer. Pero ahora Firo ha comprendido que solo queremos ayudarle, come como una limilla y pide mimos constantemente.

Ahora mismo están en cuarentena, separados en una habitación del resto de los gatos de la casa, y cada vez que su mami de acogida entra a verlos, se tiran de su cestito para salir corriendo en su búsqueda. Realmente son adorables y necesitan una familia que les haga olvidar el horror que vivieron en su primer mes de vida.

¿Os animáis a conocer a nuestro negrito Firo?

Deja un comentario

Your email address will not be published.