Linda

Linda fue comprada con 2 meses a un criador, pero su dueña tiene sordera y pierde el equilibrio y no puede hacerse cargo de ella. Debido a eso, su vida ha transcurrido entre cuatro paredes y no ha salido mucho a pasear.

Así ha ido ganando kilos hasta convertirse en una gordita. Es muy buena y cariñosa, no ha tenido enfermedades y está esterilizada. Además, tiene pedigrí y todas las vacunas al día.

Necesita una familia que le de lo que su antigua dueña no pudo: abrirla al mundo y mucha actividad física, para que pueda recuperar su tipín. Estamos seguros de que alguien por ahí tiene lo que ella requiere.

Deja un comentario

Your email address will not be published.