Porto

Porto fue abandonado junto con sus siete hermanos en una caja y Zarpas sacó a cinco de ellos de la perrera con solo dos mesecitos de vida (los otros tres fueron adoptados).

Es un perrete mestizo de galgo que Zarpas ha vuelto a poner en adopción. Fue adoptado por una familia, pero no podía hacerse cargo de él y ahora busca un nuevo hogar.

También busca una familia de acogida que le abra sus puertas mientras eso ocurre.

Sammy, la adiestradora colaboradora de Zarpas con la que está temporalmente hasta que encuentre una acogida, nos cuenta que es muy cariñoso y noble. También sociable y juguetón. “Adora jugar con el resto de perros e incitarles a hacerlo”.

También es respetuoso, nada dominante pero algo llorón. Una de las cosas que más le gusta es… ¡comer!, dice Sammy.

¿A que es irresistible?

Deja un comentario

Your email address will not be published.