Alzheimer en perros – Síntomas y tratamiento

El síndrome de disfunción cognitiva o Alzheimer en perros es una enfermedad degenerativa que afecta principalmente a canes mayores. Se manifiesta por medio de cambios conductuales, entre otros, que condicionan la calidad de vida del animal. Al igual que en las personas, la enfermedad se caracteriza por la progresiva pérdida de memoria, llegando incluso a olvidar el rostro o voz de los seres más queridos.

¿Qué síntomas presenta un perro con Alzheimer?

Aunque los síntomas pueden variar de unos canes a otros, debemos prestar especial atención si comprobamos que nuestra mascota presenta alguno/s de los siguientes signos:

  1. Fallos de memoria o concentración. Cuando un perro empieza a desobedecer órdenes aprendidas, puede ser señal de que le cuesta recordar algunas órdenes. También puede olvidar frases que antes le alegraban como «vamos al parque» o «es hora del premio».
  2. Cambios en la conducta. El animal puede realizar acciones insólitas en su conducta habitual como hacerse pis o defecar dentro de casa.
  3. Apatía. El animal parece distante, deja de jugar y de implicarse en las propuestas de la vida familiar.
  4. Alteraciones en el sueño. Cuando comienza a mostrarse la enfermedad, se puede observar un cambio de hábito en el sueño; es posible que el animal duerma a destiempo y no lo haga cuando era habitual, por lo que puede deambular por la casa a lo largo de la noche.
  5. Desorientación. Ante la pérdida de memoria, el perro puede desorientarse en su ámbito incluso familiar; se le ve indeciso, camina sin saber si parar, seguir avanzando o qué rumbo tomar.
  6. Ansiedad. El nivel de ansiedad del animal suele elevarse significativamente. Si antes era un perro apacible, los trastornos que experimenta en su sistema nervioso central, hacen que aumente el estrés hacia unas cotas anormales.
  7. Irritabilidad. Un perro con Alzheimer acostumbra a cambiar su forma de ser, mostrando en ocasiones signos de agresividad o susceptibilidad.
Algunos de estos síntomas , solos o asociados, pueden esconder otro tipo de trastorno. Por lo que es importante acudir al veterinario para que pueda examinar al can.
¿Cómo se diagnostica el Alzheimer en un perro?

En primer lugar, es importante descartar otras enfermedades que puedan causar estos síntomas como enfermedades degenerativas o tumores. El diagnóstico se basa en la evaluación de cambios de comportamiento del animal.

El profesional deberá realizar un análisis físico y neurológico para poder reconocer cualquier signo clínico que suponga una reducción de la memoria. Así como test cognitivos mediante circuitos o desplazamientos de objetos para enfocar el diagnóstico. También se pueden realizar pruebas diagnósticas por imagen como tomografía computarizada o resonancia magnética para descartar otras alteraciones ligadas a trastornos de la capacidad resolutiva de los animales.

Tratamiento para tratar el Alzheimer canino

Debemos tener en cuenta que es una enfermedad de la que se desconoce tratamiento curativo hasta la fecha pero sí contamos con un tratamiento paliativo. La base del mismo incluye terapias de enriquecimiento ambiental, soporte nutricional específico y terapia farmacológica. Esto permite retrasar la progresión y mejorar los signos clínicos.

¿Cómo podemos trabajar estos aspectos?
  • El ambiente. Debemos generar un ambiente enriquecido con olores, obstáculos o sonidos que estimulen su sistema nervioso. Por ejemplo, podemos ayudarnos de alfombras olfativas.
  • Conducta. Disminuir cualquier factor que genere ansiedad o estrés es otra medida que debemos tomar. Algunos de estos hechos pueden ser disminuir la frecuencia de visitas de desconocidos en casa o evitar cambios de residencia, entre otros.
  • Alimentación. Disminuir la aportación calórica y el uso de sustancias antioxidantes puede ser beneficioso para nuestra mascota. Para ello, hay alimentos específicos para perros con síndrome de disfunción cognitiva o mediante complementos alimenticios. Es importante consultar con un especialista.
  • Fármacos. La terapia farmacológica se enfoca a aumentar el aporte de oxígeno a nivel cerebral.

En cualquier caso, el objetivo es mejorar la calidad de vida de tu perro y atrasar los efectos de esta degeneración.

Bibliografía

Disfunción cognitiva en perros; la demencia senil canina

https://www.affinity-petcare.com/vetsandclinics/es/alzheimer-en-perros-fisiopatologia-diagnostico-y-tratamiento

https://www.fundacion-affinity.org/perros-gatos-y-personas/tengo-un-animal-de-compania/el-alzheimer-de-los-perros

Alzheimer en perros o disfunción cognitiva

Deja un comentario

Your email address will not be published.