Beneficios de criar a niños con animales en casa

¡Qué emoción cuando llega un bebé a casa! Tantas esperanzas, tantos planes, tantos momentos preciosos por vivir. Pero ¿qué pasa ahora con el perro o gato? Mucha gente se plantea deshacerse de la mascota. O, incluso, directamente, lo hace. Hasta ahora, daba mucho cariño, pero también conllevaba muchas responsabilidades. Y con el bebé humano ya no tenemos tanto tiempo para hacernos cargo del amigo peludo. Sin embargo, toda esa gente que abandona no es consciente de lo beneficiosa que es la convivencia de los niños con amigos peludos.

Más empatía, más defensas y más autoestima

  • Desarrollo de mayor empatía, aprendiendo desde pequeños valores importantes como la amistad, la fidelidad, la nobleza y el cariño. Una persona empática tiene muchas menos posibilidades de, por ejemplo, ser violenta cuando sea adulta. Muchos estudios apuntan a que aquellos que sufren psicopatía o maltratan a otras personas, comenzaron siendo violentos con los animales ya siendo niños.
  • El sistema inmunológico de los más pequeños se desarrolla mucho mejor gracias a la interacción con animales. Incluso, ayudan a reducir las posibilidades de que padezcan alergias y asma. Hemos vuelto a hablar con Sammy, psicóloga canina y colaboradora habitual de Zarpas. Ella nos recuerda que “los niños desarrollan inmunidad a ciertos agentes externos gracias a estar expuestos al pelo de los animales desde que nacen”.
  • Otros beneficios para la salud: acariciar a una mascota provoca que la tensión arterial se reduzca, además de ayudar a sentirse más relajados. Esto también les sucede a nuestros hijos. Tal y como indica Sammy, “una mascota ayuda a reducir el estrés y los sentimientos de ansiedad”. Esto nos lleva al siguiente punto:
  • Los niños tienen mayor autoestima y son más sociales. Esto sucede porque su amigo peludo le hace sentirse siempre queridos y “ayudan al buen desarrollo de la autoestima”. Además, “como los animales no juzgan ni son críticos, su presencia ayuda a que los niños sientan seguridad en sí mismos. Gracias a su fidelidad, los niños se sienten importantes, lo que les ayudará a una autoimagen positiva de sí mismos”.
  • Los niños aprenden el sentido de la responsabilidad al tener que cuidar de su amigo peludo. Según van creciendo, pueden ayudarnos o, incluso, hacerse cargo ellos mismos de tareas como ponerles la comida, bañarlos, etc.
  • Los pequeños de la casa aprenden comunicación no verbal por cuestiones obvias: pertenecemos a diferentes especies.
  • Muchas veces, cuando las madres y padres nos vemos más saturados, la mascota puede ayudarte también a entretener a tu cachorro humano. Nuestra colaboradora recalca que, incluso, ayudan a “estimular la imaginación y la curiosidad de nuestros hijos”. Un divertido ejemplo de esto es The cat named Carrot, una simpática gatita que “ayuda” en la crianza y entretenimiento de sus tres hermanitas humanas.

  • Por otra parte, los animales no son tontos. Nuestras mascotas son conscientes de que los niños son cachorros y la mayoría de las veces establecen una relación con ellos similar a como si fueran suyos. Con los niños son más cariñosos y pacientes que con los humanos. Se puede observar que, incluso, jugando con ellos tienen mucho más cuidado que cuando juegan con los adultos. De algún modo, se convierten en los fieles guardianes de los más pequeños.

Así que ya sabéis: ¡niños y perros/gatos son una excelente combinación! Junto a los animales, los más pequeños gozarán de una mejor salud, autoestima y, sobre todo, ¡diversión asegurada!

Por otro lado, recientemente os hablamos de cómo Sammy nos ayudó con la llegada de un bebé a casa teniendo una perrita hiperactiva y con problemas de ansiedad. Con cariño y mucha, mucha paciencia, todo se puede arreglar. Actualmente, Nova es una perra bastante equilibrada y la mejor amiga de su hermanita humana.

Si queréis saber más de Sammy, os invitamos a visitar su Instagram o su Facebook. Y, en caso de necesitar ayuda, no dudéis en contactar con ella.

Deja un comentario

Your email address will not be published.