¿Cómo debemos hacer una mudanza con gatos?

Mudanza con gatos

Hacer una mudanza es una de las situaciones más estresantes que nos puede tocar vivir. Cambiar el lugar donde vivimos y nuestra rutina tal y como la conocemos, aunque suene emocionante, también suele ser caótico y conlleva un proceso de adaptación. A nuestro pesar, lo más probable es que a lo largo de nuestra vida nos toque mudarnos más de una vez y si además tenemos gatos, es probable que lo veamos como una odisea. En este artículo hablaremos de cómo debemos llevar a cabo la mudanza… pero teniendo bajo control el estrés de nuestros gatos. ¿Te interesa? ¡Sigue leyendo!

¿Cómo vive un gato una mudanza?

Acabamos de nombrar varias palabras que erizan los pelos de casi cualquier gato: estrés, caos, cambio de rutina y cambio de territorio. Es cierto que hay gatos que llevan muy bien los cambios y se adaptan a todo fácilmente, pero como se suele decir, son la excepción que confirma la regla.

Si bien es cierto que los gatos cachorros suelen adaptarse mejor a los cambios que los gatos adultos, no quiere decir que estos últimos no puedan llevar una mudanza con un bajo índice de estrés. Tener en cuenta las siguientes pautas permitirán a nuestro gato sentirse seguro durante el proceso y minimizar al máximo su estrés.

Transmitir tranquilidad a nuestro gato será positivo

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que los gatos perciben nuestras emociones. Si nosotros nos mostramos irascibles, enfadados, estresados, no paramos de ordenar cajas y no le dedicamos ni 1 minuto de nuestro tiempo, nuestro gato percibirá que están pasando cosas que no le gustan y se estresará. El mejor consejo ante esta situación sería intentar tomarse la mudanza con positividad, con tranquilidad e ir realizándola de manera paulatina, es decir, poco a poco y evitando los cambios drásticos.

Tenemos que estar atentos a los principales síntomas del estrés en gatos: acicalamiento compulsivo, dejar de utilizar el arenero, dejar de comer, etc.

Si detectas alguno de estos síntomas, ten en cuenta los consejos que damos a continuación.

1. Consejos antes de la mudanza

Tampoco debemos descuidar las necesidades de nuestro gato, debemos seguir acariciándole como lo hacíamos antes de planificar la mudanza y debemos jugar con él tal y cómo lo hemos hecho hasta ese momento.

No es recomendable cambiarle de sitio la caja de arena o los cuencos de la comida y el agua, no tiene mucho sentido estresarle antes de tiempo.

2. Consejos durante el desarrollo de la mudanza

Una vez empezada la mudanza, mientras organizamos y sacamos cajas y muebles de la antigua vivienda, podemos dejar al gato en una habitación donde esté tranquilo y aislado del caos que se vive en el resto de la casa.

Otro consejo que podemos seguir es recoger sus pertenencias al final de la mudanza. Cuando ya no quede nada más por coger, meteremos al gato en el trasportín justo antes de abandonar la vivienda definitivamente. Durante el viaje al nuevo domicilio, no debemos dejar al gato solo en ningún momento, ni meterle entre cajas o en el maletero. Que viaje cómodo y a gusto es fundamental para evitarle estrés innecesario.

3. Consejos en la nueva casa

Una vez lleguemos a la nueva vivienda, dejaremos al gato en una habitación con todas sus cosas, su camita, sus juguetes y pertenencias que huelen a él. Cuando el resto de la casa ya esté más o menos organizada, podremos dejarle que salga a investigar si le apetece.

La adaptación a la nueva casa debe ser progresiva y puede durar días. También se aconseja, sobre todo en gatos que desencadenan mucho estrés, utilizar un difusor de feromonas para gatos, ya que le ayudará a adaptarse y a estar más tranquilo.

Final feliz

Una vez adaptados todos los miembros de la familia solo quedará disfrutar del nuevo hogar. Si por algún motivo el gato no lograra adaptarse a la nueva vivienda, se debe consultar con el veterinario, con un etólogo o con un experto en comportamiento animal para entender el motivo y poder solucionarlo.

NO al abandono

Debemos recordar que nunca debemos abandonar a nuestros animales cuando tengamos que mudarnos o cuando no se adapten al nuevo hogar. Hay que tener en cuenta que este motivo sigue siendo una de las principales causas del abandono animal en nuestro país. Los animales no son objetos, ni nos podemos deshacer de ellos cuando ya no caben en el nuevo piso, tenemos que buscar opciones de futuro donde quepamos todos.

Si tener un animal lo vemos como algo temporal y no entra en nuestros planes de futuro, no debemos tener animales desde el principio. Ellos son miembros de la familia y que les abandonemos en la calle les provocará una enorme tristeza y es bastante probable que no sobrevivan.

Adopta un gato y crearás un hogar

¡Ahora ya sabes todos los consejos a seguir para llevar a cabo una mudanza con gatos sin sobresaltos!

Pero si al leer este artículo te han entrado ganas de compartir piso y corazón con algún gatito o quieres ampliar la familia, aquí puedes consultar aquellos que están en adopción en Zarpas y Colmillos. Todos ellos están esperando una oportunidad, ¿se la das?

Deja un comentario

Your email address will not be published.