Cómo encontrar el mejor pienso para mi perro

A la hora de escoger el pienso de nuestro mejor amigo peludo, muchas veces no somos conscientes de lo que estamos depositando en su comedero. El desconocimiento de cuáles son sus verdaderas necesidades alimenticias, el poco tiempo para buscar el producto ideal, los precios… Son muchos los factores que condicionan la elección. En ocasiones, ni siquiera nos fijamos en lo que compramos para nosotros mismos.

Al igual que nos sucede a los humanos, la salud de nuestras mascotas depende muchísimo de su alimentación.

Ingredientes a evitar en el pienso de nuestro perro

  • Evitar azúcares, que pueden provocar obesidad, diabetes e, incluso, ceguera. Cuando recientemente comentábamos cuáles son los alimentos prohibidos, mencionamos lo dañinos que algunos como el chocolate u otros que contienen azúcares. Sin embargo, este perjudicial ingrediente también puede encontrarse en algunos piensos.
  • Muchos perros también pueden tener alergia al gluten. ¡No sólo hay humanos celíacos! Y el problema es que hay muchos piensos ricos en esta proteína. Por lo tanto, hemos de tener mucho cuidado. Existen marcas de pienso que permiten personalizar tu propia dieta para perros. Por lo que si tiene algún problema, como alergias, intolerancias, sobrepeso, etc., puedes crear el pienso que más se adapte a tu peludete.
  • Aunque los cereales sean beneficiosos para los humanos, a los perros les cuesta mucho digerirlos. Por ello, evita los piensos con ingredientes como el maíz, que además, es uno de los principales alérgenos. Su única función, de hecho, es abaratar costes.
  • Huir de todos los subproductos. Cuando un animal es sacrificado, se procura aprovechar al máximo todas sus partes. Muchas de las que no son aptas para consumo humano, se utilizan para fabricar algunos piensos… Esas partes son los llamados subproductos.
  • Tampoco son recomendables las harinas de carne o pescado, que son sinónimo de un pienso de peor calidad que el que contenga carne fresca o deshidratada.
  • Los conservantes químicos son cancerígenos. De hecho, están prohibidos para el consumo humano. Así que descarta el pienso que los contenga.

Consejos para una buena alimentación de nuestro perro

  • Es conveniente rotar de pienso de vez en cuando. Una dieta variada es esencial, al igual que nos sucede a los humanos. Este es un detalle del que pocas veces nos damos cuenta, pero es muy importante tenerlo en cuenta.
  • Los perros son animales carnívoros, por lo que la fuente principal de alimentación ha de ser la carne o el pescado. Asegúrate de que las proteínas son el principal ingrediente del pienso que compres, pues ayudan a un correcto metabolismo y al mantenimiento de huesos, músculos, piel y pelo. Busca pienso natural para perros y que garantice el máximo porcentaje de proteínas.
  • El agua es el nutriente más importante de todos. Hemos de asegurarnos de que nuestro peludo siempre tenga agua a su disposición, especialmente en los meses más calurosos del año.
  • Asegúrate de que esa comida es apta también para el consumo humano (puede aparecer como human-grade). Eso significa que ha pasado controles sanitarios. En el caso contrario, podrían proceder de animales enfermos o cadáveres ya en descomposición.
  • La etapa vital de tu perro condiciona mucho sus necesidades alimenticias. Por ello, compra siempre un pienso adaptado a su edad. Suele venir diferenciado por Puppy (cachorro), Adult (adulto) y Senior (viejete).
  • Atiende también a los gustos de tu mascota. Cada perro es un mundo y algunos son más especiales con los sabores. Si le compras un pienso que no le gusta, deshazte de él (puedes incluso donarlo a una asociación como Zarpas, que te lo agradecerán de corazón) y busca sabores que le gusten.
  • Por otro lado, en caso de que sean perros que corran y jueguen mucho, hay que procurar darles de comer después del paseo. Muchos perros (especialmente los de razas grandes) tienen tendencia a ciertos problemas de salud, como la torsión de estómago. El ejercicio después de una comida puede generarles gases que, en los casos más graves, derivan en este terrible problema.

En definitiva, atiende al máximo a las necesidades alimenticias de tu mascota. Su calidad de vida y su salud están muy ligadas a su nutrición. Fíjate en los ingredientes de su comida, procurando que sean naturales y de calidad.

Deja un comentario

Your email address will not be published.