Cómo reaccionar ante una pelea de perros

Cómo reaccionar ante una pelea entre perros es una pregunta que se hacen muchos dueños. Los perros se enganchan y los humanos no saben qué hacer. ¿Hay que darle alguna orden o quedarse callado? ¿Cómo separarlos y que se hagan el menor daño posible? Con la ayuda de Sammy Moreno, adiestradora colaboradora de Zarpas y Colmillos, intentamos arrojar un poco de luz sobre estas situaciones tan desagradables para perros y humanos.

Perros involucrados

Sammy diferencia mucho entre peleas entre perros con mordida potente y el resto. En el primer caso no se trata solo de los clasificados como PPP (potencialmente peligrosos), sino también otras razas con una especial potencia.

Por ejemplo, nos dice Sammy, los pastores alemanes, belgas o “malinoise” o los dóberman también tienen fuerza en sus mandíbulas y necesitan de una atención especial para desengancharlos de una pelea.

En caso de que se vea implicado uno de estos perros, hay que tener cuidado porque no abren la boca fácilmente y pueden desgarrar en la mordida (sobre todo los PPP). Si no están involucrados, será mucho más fácil que abran la boca y se desenganchen. “Si un chihuahua se enfrenta a un yorkshire el desgarro no es igual. Las mordeduras son bastante profundas pero no desgarradoras, porque no son capaces de aguantar la mordida y al final abren la boca”, resume la adiestradora.

Qué hacer para separarlos
  •  Agarrar al que tiene más fuerza por la correa o el arnés. Otra persona debería coger al otro perro implicado. “Lo ideal es tener siempre el apoyo de otra persona porque si no vas a salir mal parado”, advierte Sammy. En perros que no son especialmente agresivos y que no tienen mucha potencia, con agarrarlos bastaría para desengancharlos.
  • Cada uno por su lado. Una vez desenganchados y agarrados, es mejor que cada dueño se vaya con su perro, que se les separe. Y es que los animales siguen en estado de excitación y “los dos van a seguir pensando en entrar a la gresca”.
Si no se sueltan

Si se agarra a los perros pero siguen enganchados, es decir, uno mordiendo a otro y sin soltar, se puede hacer alguna maniobra para separarlos. Atención, hay que tener cuidado a la hora de intervenir y no ponerse en riesgo.

  • Abrir la boca al que está mordiendo metiendo los dedos en las comisuras de su boca, sobre la piel. “Es como meterle parte de la piel de la boca entre los dientes y, conforme el perro va cerrando, se va haciendo daño”, explica Sammy.
    Hay que prestar mucha atención al hacer esta maniobra y no realizarla si se cree que puede ser arriesgado. Ante todo, analizar la situación y conocer los límites. “Si son perros normales, si no están en un estado muy obcecado, si no son perros agresivos, abren”, dice Sammy.
  • Golpear los testículos del perro que muerde. Es una técnica a la que se recurre solo si no funcionan otras. El dolor puede hacer que el perro abra la boca y suelte.
  • Echar agua al perro. Este método puede funcionar o no, ya que “cada perro un mundo”. En principio, tirarles agua les despista y puede dar tiempo al dueño a reaccionar. Pero claro, no siempre se tiene agua a mano…
  • Si no se suelta de ninguna manera, se puede recurrir al método del ahogo. Es decir, “hacerle como una llave en el cuello o, si no, ponerle una correa al cuello y ahogarle con ella hasta que abra la boca. Porque cuando el perro no quiere abrir la boca y tiene una mandíbula potente, no te queda otra que privarlo de aire”. Hay que tener mucho cuidado con esta técnica para que el perro no se quede sin oxígeno. Si no se está seguro, mejor no hacerla. Seguridad ante todo.
Fallos más comunes

Estas situaciones son especialmente tensas y las reacciones de los humanos no son siempre convenientes. Aquí os explicamos algunas de los principales fallos de los dueños:

  • Quedarse bloqueado. “Más del 90 por ciento de los dueños se quedan bloqueados cuando ven que su perro entra en conflicto o es atacado”. El dueño puede ayudar a separarlos, siguiendo las pautas. Es conveniente mantener la calma y actuar dentro de lo posible.
  •  Pegar voces o chillar. Este es el error más común y el más difícil de controlar. Si los humanos chillan, los perros se excitan más. El efecto que causa es el contrario: que se pongan más violentos. El perro entiende los gritos como una arenga a la pelea. “Es como si hay una pelea entre dos personas y alguien se dedica a gritar insultos”.
  • Tirar del perro una vez agarrado. Especialmente en el caso de perros potentes, tirar del animal cuando esta mordiendo o le están mordiendo puede causar un desgarro fatal. “Tirar del perro es uno de los errores más garrafales, porque si es un perro PPP o de mucha fuerza, puede desgarrar”. Hay que conseguir que abra antes la boca.
  • Intentar darle la orden de “no” o “suelta”. Según Sammy, hay que ser un experto para mantener la calma y decírselo de forma correcta. Y aunque se consiga, no suele funcionar. “Cuando entra en ese estado el perro tampoco reacciona, ya le puedes enseñar una salchicha que nada”. Lo ideal, en un perro entrenado, es darle esa orden antes de la pelea, cuando se empieza a poner en alerta. “Si no eres capaz de controlar al perro antes de, no lo vas a controlar en acción”. Los perros no pueden ya parar debido al alto nivel de estrés y adrenalina en su cuerpo.
  • Usar juguetes que emitan sonidos agudos. Esto supone reforzar en el perro su instinto cazador, ya que el sonido se parece al de una presa chillando. “Usar juguetes con pitido es un error por parte de los dueños de perros proclives a la pelea porque les recuerda al sonido que hace el animal antes de morir y les excita más”.

En cualquier caso, antes de meterse en medio de una pelea de perros, es importante calibrar cada situación para no ponerse en peligro. “Si son dos PPP, mejor pensárselo dos veces antes de meterse”, advierte Sammy. Eso sí, y aunque cueste, es siempre conveniente guardar la calma para no transmitir al perro nuestro nerviosismo.

Esperamos que estos consejos os hayan sido útiles. Y si queréis saber más, podéis poneros en contacto con Sammy en su Instagram o en su página de Facebook.

Deja un comentario

Your email address will not be published.