Conjuntivitis canina – Síntomas y tratamiento

La conjuntivitis canina es una afección ocular caracterizada por la inflamación de la membrana mucosa que recubre el interior de los párpados. A veces, la conjuntivitis es un síntoma derivado de un problema más grave. Así mismo, puede ser infecciosa o no, dependiendo de la causa que lo haya originado. Por lo tanto, podemos distinguir los siguientes tipos de conjuntivitis en perros:

  • Conjuntivitis alérgica. La conjuntiva se puede inflamar e irritar debido a una reacción alérgica ante alérgenos. Produce un aumento de secreción lacrimal, enrojecimiento y picor.
  • Conjuntivitis vírica. Algunos virus, como el causante del moquillo canino, pueden afectar a los ojos y producir una conjuntivitis mucopurulenta y muy molesta para el animal. Al tratarse de un virus, este tipo de conjuntivitis es contagiosa.
  • Conjuntivitis bacteriana. También es contagiosa debido a que son bacterias las responsables de este tipo de afección. En ocasiones, son bacterias oportunistas que se introducen en el sistema inmune del animal debido a que esté debilitado por el desarrollo de alguna patología.
  • Conjuntivitis por cuerpos extraños. La intrusión de cuerpos extraños en el ojo, como polvo, plantas o una simple pestaña, puede irritar e inflamar la conjuntiva. No es contagiosa y remite cuando el cuerpo extraño sea eliminado.
Síntomas de la conjuntivitis canina

Para poder identificar la conjuntivitis en canes, es importante conocer cuáles son los signos que presentará nuestra mascota. Los más comunes son:

  1. Dificultad para abrir el ojo afectado.
  2. Enrojecimiento ocular. Al tratarse de una inflamación de la conjuntiva, se irrita y produce rojez.
  3. Rechazo a la luz.
  4. Lagrimeo excesivo. En la mayoría de los casos el ojo excesivamente lloroso se acompaña de un molesto picor, por lo que el perro se rascará con frecuencia. Si es el caso, debemos evitar que el animal se rasque, pues podría llegar a producirse heridas internas.
  5. Secreción purulenta amarillenta o verdosa. En caso de que la conjuntivitis sea infecciosa y grave, el can presentará este síntoma. También puede aparecer en aquellos perros que presentan conjuntivitis derivada de otra afección, como en el ya mencionado moquillo.
Si tu mascota presenta alguno de estos síntomas, debes llevarlo al veterinario.
¿Qué tratamiento se utiliza cuando se diagnostica conjuntivitis canina?

Siempre y cuando no sea derivada de una enfermedad, la conjuntivitis es sencilla y fácil de tratar. Así, cuando estemos ante un caso de conjuntivitis alérgica o por cuerpos extraños, el tratamiento pasará por limpiar el ojo afectado con suero durante tres veces al día. En ocasiones, los veterinarios recomiendan utilizar colirio con antibiótico, nunca antinflamatorio, pues podría perjudicar más que ayudar al animal. El colirio aliviará la inflamación y la rojez. Nunca debemos administrar antibióticos sin consultar previamente con un especialista.

Ante los casos de conjuntivitis vírica, será necesario administrar otro tipo de tratamiento tópico recetado por un veterinario. Generalmente, se emplean antibióticos específicos para perros en forma de crema o gotas. El especialista nos indicará la frecuencia con la que debemos administrar el medicamento.

Es importante resaltar que, aunque es una afección fácil de tratar, si no se hace a tiempo, podría provocar daños en la córnea o incluso, pérdida de visión.

Bibliografía

https://www.affinity-petcare.com/vetsandclinics/es/conjuntivitis-en-perros-evaluacion-virologica

Deja un comentario

Your email address will not be published.