Consejos para viajar con tu perro en avión

A lo largo de nuestra vida podemos estar obligados a trasladarnos y pensar en cómo llevar a nuestra familia de cuatro patas con nosotros. Es una decisión difícil de tomar, y si no queda otra opción, es inevitable que nuestro perro tenga que pasar por el estrés de un viaje en avión.

Si este es tu caso, queremos que tengas en cuenta estos consejos y advertencias, para que tanto tú como tu mascota tengáis un viaje agradable y con final feliz.

 

 

Consideraciones a tener en cuenta antes de viajar

Una vez has decidido hacer ese viaje junto a tu peludo, estas son las consideraciones principales a las que tienes que prestar mucha atención:

  • Asegúrate de que tu compañía de vuelo permita el viaje de mascotas. Algunas de las compañías que lo permiten son Iberia, Vueling, AirFrance o AirEuropa.
    Sin embargo, British Airways, Ryanair o EasyJet no permiten mascotas más allá de perros guías. Consulta la web de tu compañía para más información.
  • Dependiendo de las normas de la compañía aérea, tu perro puede viajar en cabina, bodega o carga. Si no superan un límite de kilogramos, pueden estar contigo en la cabina debajo del asiento delantero o a tus pies en su transportín correspondiente.
  • Recomendamos que llames a la compañía aérea para informarte sobre las tasas, requisitos de transportín y categoría del billete que tendrás que comprar para tu mascota. Ten en cuenta que en la mayoría de compañías hay un límite de animales que pueden trasportar por vuelo.
  • Tu perro deberá tener microchip, vacuna de la rabia al día, pasaporte, cartilla sanitaria actualizada. No podrá viajar si tiene menos de 2-3 meses de edad, si está en estado o enfermo.
  • El transportín que deberás utilizar tendrá que estar homologado por las normativas de IATA (International Air Transport Association). Dependiendo de si tu mascota va en cabina o bodega, tendrás que atenerte a diferentes normas:
    – En caso de ir en cabina, puedes utilizar un transportín blando que se adapte al espacio entre tus pies o la parte inferior del asiento delantero.
    – Si va en bodega, deberás asegurarte de que tu perro pueda darse la vuelta o sentarse con normalidad en su transportín, que sea de materiales rígidos y que tenga buena ventilación.
    Consulta todas las normativas en la página web oficial de IATA para una información más precisa.
  • Si tu perro es braquicéfalo deberás saber que hay muchas compañías que no permiten su transporte por peligro que suponen los cambios de temperatura en cabina y bodega.
  • Para las razas PPP, la mayoría de las compañías aéreas permiten subirlas a bordo de la bodega. Eso sí, siempre y cuando tengan unas consideraciones especiales, como portar bozal durante su estancia en el aeropuerto, transportín con más medidas de seguridad, etc.
  • En contra del pensamiento popular, no es aconsejable sedar al perro antes de un viaje en avión. Puede ser incluso peligroso al no tener vigilancia durante las horas que dure el viaje. El consejo más socorrido por parte de los veterinarios es dar un largo paseo unas horas antes para cansar a nuestro peludo, y que con suerte se eche una siesta durante el vuelo.

Todas las obligaciones que debes de tener en cuenta para traslados fuera y dentro de la UE están expuestas en el reglamento del Ministerio de agricultura, pesca y alimentación.

Llegó la hora de embarcar

Si tu perro va contigo en la cabina, estás de suerte. Podrás comprobar en todo momento cómo se encuentra, calmarlo si es necesario e hidratarlo si lo necesita. Ten una mantita a mano ya que los cambios de temperatura, como el aire acondicionado, suele afectar bastante a nuestros peluditos.

Sin embargo y desgraciadamente, el caso más común es que tu perro tenga que estar en la bodega, facturado con las demás maletas. En estos casos sólo te queda esperar a que el avión aterrice para ver el estado de tu perro, y confiar en los empleados de la compañía aérea para que lo cuiden mientras no estás con él. Algunos aviones llevan a las mascotas en zonas climatizadas para que no sufran los cambios de temperatura.

 

 

Después de todo esto, ¿es una buena idea viajar con tu perro en avión?

Si le toca ir en bodega, y no es inevitable o por fuerza mayor, rotundamente NO.
Son unas horas muy estresante para él. También es peligroso, ya que no tienes ningún control de lo que le pase a tu perro desde que sube a la bodega hasta que aterrizas.
Golpes en su transportín de otras maletas, que se abra su puerta por accidente, infartos producidos por la ansiedad, o la muerte del animal. Todo esto es algo que deberás asumir como algo que podría pasar al subir a tu perro en un avión.

En caso de que vaya en cabina contigo es una seguridad mayor ya que puedes controlar en todo momento su ambiente y sus necesidades. En este caso queda a tu elección pero, en principio, el viaje debería ser más seguro para él si los dos estáis juntos compartiendo el mismo espacio.

 

Podría evitarlo, pero no tengo con quien dejar a mi peludo…

Si por el contrario no ves necesario su viaje en avión pero no tienes quien se ocupe de tu perro, no te preocupes. Nosotros cuidamos de tu mascota.

El equipo de Zarpas y Colmillos se ofrecen a cuidar a vuestras mascotas en vuestro propio hogar. Cambiarles el agua, jugar con ellos, ¡incluso regar las plantas si lo necesitáis!
Te mandaremos fotos, sabrás de su estado en todo momento, y el 100% de lo recaudado irá para la asociación.

Si por el contrario no puedes dejarlo en casa pero necesitas de alguien que lo cuide, Cuidadogcat es tu opción. Sammy, experta profesional en adiestramiento canino, ofrece un servicio de residencia sin cheniles, en donde tendrá a tu animal libre y correteando como si fuera su propio hogar. Además, al ser colaborador de Zarpas y Colmillos, si le dices que vas de nuestra parte, nos donará parte de la estancia de tu peludito en su residencia.

 

Así que ya sabes, si el viaje en avión es inevitable, hazlo con las mayores garantías. Asegurate por todos los medios que tu perro va a estar lo más confortable y seguro posible.
Pero si por el contrario puedes evitar ese desplazamiento, considera nuestras opciones, tanto la asistencia en tu propia casa como la residencia.
Además de asegurarte que tu peludo está en las mejores manos, aportarás a nuestra asociación y te estaremos eternamente agradecidos por ello.

 

 

Deja un comentario

Your email address will not be published.