Halloween ha traído a Zarpas una brujita y un brujito. Como sabéis, ahora mismo tenemos cerrada la entrada a nuevos animales, pero hemos hecho una excepción con estos dos cachorritos. A Calabaza y Tábata se los encontraron en la última semana dos chicas de Zarpas y Colmillos y no pudimos decirles que no.

La pequeña Tábata.

Tábata apareció abandonada en el pueblo madrileño de Serracines y tiene solo unos pocos meses. Por su comportamiento, hay muchas posibilidades de que sea una gata casera abandonada. Y es que es una pequeña adorable, que se deja acariciar y querer. Sus ojos reflejan la tristeza del abandono.

Actualmente, nuestra cachorra se encuentra en una casa de acogida a la espera de una familia que borre esa tristeza que caracterizan sus ojitos, que la quiera y la cuide como se merece.

Calabaza, llorando desconsolado

En cuanto a Calabaza, es otro cachorrito bebé de dos meses. Una compañera de la protectora se lo encontró a la salida de su trabajo. Estaba llorando desconsolado y pidiendo comida a toda la gente que pasaba por allí. Le fue imposible mirar a otro lado. Calabaza estaba enfermito y débil.  Y además, tenía un mordisco en una de sus patitas.

Después de pasar por el veterinario, Calabaza ya está en casa de su acogida recuperándose y a la espera de encontrar una familia. De hecho, nos cuenta su acogida que ya se ha hecho el rey de la casa y ha colonizado todas las camas posibles.

¿Te animas a conocer a nuestras nuevas adquisiciones?

 

 

Deja un comentario

Your email address will not be published.