El final feliz de Lilya

Lilya llegó a nosotros como muchos otros gatitos. Se encontraba en el motor de un coche, muy asustada, pero no fue difícil cogerla. Al principio tuvo miedo, como todos los que llegan llenos de incertidumbre a nuestras manos… después de el infierno vivido no conoces el amor ni el cariño.

Pero poco a poco nos dejó ver como realmente era. Una gatita tierna y tranquila, muy amigable con otros compañeros gatunos y perrunos. En resumen, la gatita perfecta para estar en cualquier tipo de hogar, hogar que tanto necesitaba. Por lo que nos pusimos rápido a buscar esa oportunidad para ella, y hoy podemos decir que nuestra pequeña Lilya ha tenido suerte.

Esta gatita tan tierna ahora vive con su mamá y su papá en un hogar donde ella ha encajado a la perfección. Esta historia nos confirma eso de que cuando salvas a un animal también te estás salvando a ti, ya que según nos explica la dueña, Lilya les ha llevado a casa una alegría tremenda y ha acabado de cubrir ese hueco en sus vidas que les faltaba por llenar.

Nuestra pequeña, también vive con un hermano perruno, Jäger. Él ha acogido a su nueva compañera de maravilla, y ella también ha puesto de su parte adaptándose genial a su nuevo amigo. A nuestros compañeros aunque no lo creamos a veces también les hace falta otro animalillo para terminar de completar su vida, y esta historia es otro claro ejemplo de ello.

A vosotros que le habéis dado el hogar que tanto necesitaba Lilya, muchas gracias. Desde aquí os deseamos lo mejor y estamos seguros de que tanto vosotros como ella, vais a ser muy felices juntos y vais a escribir una bonita historia.

Por otra parte, a los que nos leéis y estáis pensando en adoptar o acoger a un gatito o perrito, como siempre os animamos a informaros, preguntar y a echar un vistazo a los que esperan ansiosos su momento en nuestra página web.

Ahora sí, a todos ¡Feliz domingo y muy feliz comienzo de semana!

Deja un comentario

Your email address will not be published.