¿Es posible usar flores de Bach en animales?

Las flores de Bach son esencias florales naturales muy beneficiosas para tratar patologías físicas y emocionales. Conocidas por sus cualidades terapéuticas, se pueden usar tanto en personas, como en animales e incluso plantas.

Edward Bach y las 38 esencias florales

Edward Bach (1886-1936) fue un médico, bacteriólogo y homeópata inglés. En la década de 1920 conoce a Nora Weeks, la escritora de su biografía y su compañera en el estudio e investigación de las esencias florales. En torno a 1930 fue elaborando el conjunto de las 38 esencias florales que han llegado a nuestros días. Para Edward Bach la enfermedad surge por un desequilibrio interno, porque no hay coherencia. Por eso mismo su intención era encontrar remedios para sanar síntomas psicoemocionales causantes de desequilibrios que desembocarían en enfermedades físicas.

De este modo, agrupó las esencias en cuatro grupos:

  • Para los que sufren temor, duda e incertidumbre, falta de interés por su presente.
  • Soledad.
  • Hipersensibilidad a influencias e ideas, abatimiento y desesperación.
  • Para los que sufren por la preocupación excesiva por el bienestar de los demás.

Además, creó el famoso remedio rescate, para casos de extrema urgencia. Edward Bach murió en 1936, encomendando a Nora Weeks la elaboración y preservación del conjunto de su obra.

Emoción y enfermedad

Las flores de Bach están indicadas para tratar el origen emocional presente en muchas conductas e incluso enfermedades. Lo que se puede esperar de esta terapia es volver a un estado psicoemocional equilibrado.

Tal y como indica la veterinaria Cristina Delgado en su libro Flores de Bach para perros, gatos y…dueños, cuando se estudian las enfermedades de los animales pocas veces se hace alusión a sus emociones, sentimientos o traumas psíquicos. Tras 17 años de experiencia usando flores de Bach en sus consultas, comprobó que muchos animales experimentaron cambios favorables en su conducta o enfermedades tras un tratamiento con esencias florales. Defiende que las enfermedades están originadas por un desequilibrio energético que finalmente se plasma a nivel físico. Por lo general, es más fácil y rápido tratar una dolencia con tratamientos médicos convencionales. Sin embargo, si solo atendemos a paliar los síntomas de dicha dolencia y no bucear en porqué se ha generado la misma, el problema o enfermedad puede volver a aparecer.

Siguiendo esta pauta, podríamos considerar que gracias a la terapia con flores de Bach se puede ir a la raíz de todos estos problemas y enfermedades, sanándose aquello que realmente lo ocasionó. De esta forma, el origen de muchas enfermedades serían problemas emocionales que ocasionan que la energía se estanque generando como último resultado una dolencia o alteración a nivel físico.

Los animales tienen emociones, pueden experimentar pena, alegría, miedo e incluso depresión, angustia, celos o sentimiento de culpa, por lo tanto, las esencias de Bach serían muy beneficiosas para que puedan sanar afecciones emocionales, de conducta e incluso físicas. Una mudanza o la visita al veterinario son situaciones que pueden llegar a ser muy estresantes y confusas para los animales. En todas estas ocasiones, las flores de Bach serían un muy buen acompañamiento con posibilidad de administrarse incluso de forma previa a que ocurran esos eventos para conseguir que estén mucho más calmados.

¿Efecto placebo?

Uno de los principales problemas en torno al estudio científico de las flores de Bach es que hay pocas referencias médicas relacionadas con estos remedios florales. Si bien es cierto que hay estudios con resultados positivos, otros apuntan a que se posiblemente en esta terapia nos encontremos con en gran parte ante un efecto placebo.

Se entiende como efecto placebo aquel efecto beneficioso producido por un elemento que, por sí mismo, no tiene una cualidad curativa. El placebo puede ser inocuo o contener alguna sustancia que si tenga efecto terapéutico. Sus efectos positivos, por ejemplo, podrían explicarse por las expectativas que el propio paciente pone en ese supuesto medicamento. El efecto placebo no es algo imaginario, ya que la recuperación psíquica y física realmente se produce.

Aunque el efecto placebo es una realidad, y no solo en este tipo de terapias más naturales ya que también está presente en otras terapias o medicamentos más respaldados por la ciencia, tendríamos que preguntarnos si tiene sentido hablar del mismo en el caso terapias con animales o bebés, cuando terapeutas especializados en estas esencias florales confirman que resultan muy efectivas en ambos casos. De cualquier forma, dada la escasez de estudios enfocados en este tema, lo más honesto es admitir que hacen falta más ensayos para poder llegar a una conclusión científica adecuada.

Flores de Bach y animales

Las esencias de flores de Bach son una terapia que por lo general es muy bien recibida por los animales y carente de efectos secundarios, pudiendo utilizarse en cachorros, animales pequeños, hembras gestantes o animales que estén recibiendo otro tipo de terapia. Si bien es cierto que algunas flores y plantas pueden ser tóxicas, eso ocurre si se consume la flor o la planta directamente. En el caso de una tintura diluida, como las Flores de Bach, su uso es totalmente seguro y puede utilizarse para terapias con animales sin mayor inconveniente.

Otro punto que hay que tener en cuenta es que para la conservación de las flores de Bach se utiliza brandy o vinagre. Muchos terapeutas y veterinarios que utilizan Flores de Bach en su consulta usan esencias florales preparadas con alcohol, pero de una forma muy diluida que no genera mayor inconveniente. De cualquier forma, hay esencias de Flores de Bach que no se preparan con alcohol y resultan ideales para su uso con animales, o para personas que no toleren el alcohol.

Si queremos utilizar esta terapia con nuestros animales, o con nosotros mismos, tenemos que tener en cuenta que, aunque muchas veces se consigan resultados rápidos, otras los resultados no son inmediatos y requiere constancia y paciencia. Al estar sanado cuestiones de tipo emocional hay veces que cuesta dar con la tecla correcta. Quizás lo que aparentemente observamos es que un perro o gato tiene un miedo determinado, pero puede que detrás del mismo exista alguna otra cuestión de trasfondo, por ello, siempre antes de cualquier tratamiento, es recomendable consultar de forma previa a un especialista que nos pueda asesorar y acompañar en el proceso de sanación de los animales.

BIBLIOGRAFÍA:

Cristina Delgado. «Flores de Bach para perros, gatos y…dueños»

Flores de Bach. Revisión | Farmacia Profesional (elsevier.es)

Los poderes del placebo o la medicina de nuestra mente – BBC News Mundo

​¿Qué es el efecto placebo y cómo funciona? (psicologiaymente.com)

Deja un comentario

Your email address will not be published.