Experiencias de adoptantes. Ana Isabel: «Dar una familia y montones de cariño a un animal que lo necesita»

En este apartado os contamos las experiencias de nuestros adoptantes de Zarpas y Colmillos. Con sus vivencias, quizás podamos animar a alguien a adoptar y concienciar sobre la responsabilidad de abrir nuestra vida a un animal. Son historias reales de gente normal que tomó en su momento esa importante decisión. Hoy os presentamos a Ana Isabel y su familia, que decidieron dar un merecidísimo hogar a Brandy.

«Adoptamos a Brandy en septiembre de 2021 cuando tenía más de un año. Preferíamos un gato adulto con su personalidad ya formada y nos enamoramos de él en cuanto lo vimos» – comienza la familia.

«No hay una sola razón para adoptar en nuestro caso, sino muchas y diferentes. La más importante, en nuestro caso, dar un hogar, una familia y montones de cariño a un animal que lo necesita. Lo que no sabíamos es que Brandy nos iba a dar mucho más que nosotros a él. Mis hijos son amantes de los gatos y nos insistían para tener uno» – relata Ana Isabel.

«Cuando por fin decidimos hacerlo tuvimos claro que la adopción era lo que había que hacer. Antes de dar el paso final, buscamos una protectora que nos ofreciera confianza. Curioseando por internet, encontramos a Zarpas y Colmillos. Nos decantamos por ella porque nos parecía una protectora que ofrecía mucha seriedad, que se preocupa por los animales que acoge y, lo que más nos gustó, porque hace un seguimiento de los animales adoptados, lo que es garantía de buen trato en la familia que los adopta» – prosiguen.

«Una vez decidido el cómo y el con quién faltaba estudiar bien el tema. ¿Qué conlleva adoptar y tener una mascota a tu cargo? Pues además del cariño, que es lo más importante, antes de adoptar a un animal teníamos que meditar cuestiones prácticas. ¿Tenemos espacio? ¿Qué vamos a hacer con él cuando no estemos unos días? ¿Podremos hacernos cargo de los gastos tanto veterinarios como alimentarios? ¿Nos vamos a hacer responsables toda la familia de su cuidado? ¿Tenemos las ventanas protegidas? Puede parecer que estas cuestiones prácticas son muy impersonales, pero nos parecían imprescindibles antes de dar el paso. Y cuando todo estuvo a punto… vino Brandy» – explican.

«Es imposible describir a nuestro gato con un solo adjetivo. Es cariñoso, pero independiente. No sabe estar sólo, pero no le gusta que le agobien. Tiene unas rutinas muy establecidas, unos horarios y sus propias manías. Llora si le llevas al veterinario. Es muy muy curioso. Como a la mayoría de los gatos le encantan las cajas, las bolsas y las maletas. Beber del chorro del grifo y a veces de su fuente. De ideas fijas con su comida. Le gustan mirar por la ventana y perseguir a los pájaros con la mirada. Meterse debajo de los manteles cuando los quitas y debajo de las sábanas cuando las pones. Si viene alguien a casa no se esconde y va a saludar. Brandy es todo eso y mucho más. Nos da alegría y es, como decimos aquí, el rey de la casa» – describen a Brandy.

«Nuestro consejo para todos aquellos que os estéis pensado adoptar un animal es, sobre todo, pensarlo con detenimiento. No es una decisión, en nuestra opinión, que se pueda tomar a la ligera. El animal que entre en casa estará en tu familia muchos años. La mayoría han sufrido abandono y muchos de ellos maltrato. Se merecen un hogar que les quiera y les proporcione seguridad. Por eso hay que pensarlo bien antes de que sean adoptados» – afirma la familia.

«La labor que hacen las protectoras no está suficientemente reconocida. Lo que les mueve es el bienestar animal y su amor por los animales. Puede parecer que los requisitos para adoptar en algunas de ellas son muy estrictos, pero sólo buscan el bien de los gatos y los perros que han rescatado. Si lo habéis pensado bien, nuestra recomendación es que adoptéis. Os cambiará la vida.»  – concluyen.

¡Muchas gracias, Ana Isabel y familia por contarnos de una manera tan detallada vuestra experiencia y gracias ante todo por adoptar!

Si has leído hasta aquí quizá sea porque también quieres vivir esa experiencia y estás pensando en adoptar a alguno de nuestros zarpitos/as. Si crees que estás preparado/a para esa responsabilidad, puedes consultar los animales de nuestra protectora que están esperando una familia que los quiera para siempre.

También puede ser que te hayan entrado ganas de ser casa de acogida, y en estos momentos son más necesarias que nunca, ¿nos echas una zarpa acogiendo a un peludo?

 

 

Deja un comentario

Your email address will not be published.