Experiencias de adoptantes. Eva: «Estaba enamorada de Morgan»

En este apartado os contamos una experiencia de adoptante de Zarpas y Colmillos. Con sus vivencias, quizás podamos animar a alguien a adoptar y concienciar sobre la responsabilidad de abrir nuestra vida a un animal. Son historias reales de gente normal que tomó esa importante decisión. Hoy os presentamos a Eva, que viajó para encontrarse con Morgan.

«Me animé a adoptar porque seguía por Instagram a Morgan y estaba enamorada de ella. En ese momento, mi hija vivía conmigo y sus dos gatos, Assur e Istar. Cuando decidió independizarse, obviamente se marchó con los peludos y entonces decidí que era el momento de adoptar a Morgan. Lidia, su mami de acogida, siempre decía que en todo el tiempo que la tuvo en acogida, nadie se interesó por ella. Así que, decidida viajé a Madrid (vivo en Barcelona) para que me valorasen como adoptante y me la traje conmigo a Barcelona. ¡Creo que fue una idea genial! Como bromeo siempre, Assur e Istar son dos barceloneses en Madrid y Morgan es una madrileña en Barcelona» – nos cuenta Eva.

«A día de hoy Morgan es un amor. Sigue sin gustarle las personas desconocidas. La verdad es que hicieron una labor maravillosa con ella. A mi me quiere muchísimo. Desde que entro en casa, se viene conmigo, se pasa tooodo el día maullando para que le haga caso, le rasque y juegue con ella. La verdad es que desde hace muchos años que convivo con gatitos y siempre fueron todos adoptados. Estoy muy feliz con Morgan» – concluye Eva.

¡Muchas gracias, Eva por compartir tu experiencia como adoptante de Zarpas y gracias por adoptar!

Si has leído hasta aquí quizá sea porque también quieres vivir esa experiencia y estás pensando en adoptar a alguno de nuestros zarpitos/as. Si crees que estás preparado/a para esa responsabilidad, puedes consultar los animales de nuestra protectora que están esperando una familia que los quiera para siempre.

También puede ser que te hayan entrado ganas de ser casa de acogida, en estos momentos son más necesarias que nunca, ¿nos echas una zarpa acogiendo a un peludo?

Deja un comentario

Your email address will not be published.