Experiencias de adoptantes. Nico: «Ahora no me imagino sin él»

¡Aquí estamos de nuevo con las experiencias de adoptantes!

En este espacio os contamos las experiencias de adoptantes de algún zarpito o zarpita, su proceos, vivencias, etc… Seguimos así con los artículos de la sección prima hermana de la ya archi-conocida serie de experiencias de casas de acogida.

Hoy os contaremos la historia de Nico y Zeus. Nuestro ojazos Zeus entró en Zarpas y Colmillos aún de cachorro. Era tan guapo con esos ojos azules y ese pelo blanco que enseguida fue adoptado, pero no tuvo suerte. Sus dueños, un matrimonio, se separaron y lo ingresaron en una residencia. Zarpas se hizo entonces cargo de él, pero tuvo que seguir en una residencia porque no había casas de acogida disponibles, hasta que llegó Nico para darle el hogar definitivo que merecía.

A continuación nos contará el proceso que emprendió junto a Zarpas para la adopción y cómo se ha adaptado Zeus a su nueva situación.

¿Qué te llevó a tomar la decisión de adoptar?

Pues resulta que por circunstancias de la vida desde hace unos años pasó mucho tiempo en casa y empecé a interesarme por el mundo de los perros, empecé a estudiar adiestramiento canino, me apunté como voluntario en Zarpas y Colmillos y la idea de adoptar vino rodada, así que en cuanto tuve lo que necesitaba adopté a Zeus.

¿Cómo llegaste a conocer a Zeus y la Asociación?

La asociación la encontré en internet, nos pusimos en contacto a través de la web y desde entonces colaboro como voluntario. Cuando les comuniqué mi intención de adoptar, Noemí me ofreció la posibilidad de adoptar a Zeus y así fue.

¿Tenías algún miedo o freno?

Miedo no, tenía mucha ilusión y confianza en que íbamos a llevarnos bien compartiendo tiempo y experiencias.

¿Cómo fue el proceso de adopción?

Sin problemas, nos dieron el visto bueno, firmamos el contrato de adopción y hemos recibido un seguimiento para dar novedades, mandar fotos, dudas…

¿Qué tal fue la adaptación y primeros días de Zeus?

La verdad es que se adaptó muy bien, se sintió como en casa desde el principio y conectamos enseguida. Empezamos a dar muchos paseos por el parque para que fuera conociendo sitios y otros colegas perrunos.

¿Cómo es la vida ahora con Zeus?     

Pues seguimos dando largos paseos, nos vamos conociendo mejor y seguimos aprendiendo el uno del otro. Ahora no me imagino sin él, estamos muy contentos de habernos encontrado.

¿Qué consejo le daríais a otras familias que desean adoptar?

Les diría que una adopción es adquirir una responsabilidad basada en el cariño y la solidaridad, que debe enriquecer la vida de ambas partes y servir de ejemplo a otros.

 

Deja un comentario

Your email address will not be published.