En nuestro peludo de la semana os vamos a hablar de Hilda, nuestra gatita guerrera. Sobrevivió, junto a su hermana Mist, al abandono. A ambas las dejaron dentro de una caja en una de nuestras colonias de gatos y Zarpas las recogió. Ahora viven juntas en una casa de acogida. Como veis, es una gata preciosa, con unos ojos verdes que hipnotizan.

Su madre de acogida, Inés, nos cuenta que Hilda es un poco tímida, pero que cuando saca la comida es la primera en ir a pedir. Aparte de ser una glotona, es una gata que adora echarse siestas al sol hecha un bollito, especialmente con su hermana. Tiene un vínculo enorme con ella: se protegen, se cuidan y van juntas a todos lados.

De hecho, sería ideal una adopción conjunta, pero tampoco nos importaría si fuese separadas. Hilda tiene una orejita cortada, una señal que a veces se hace en las colonias felinas para reconocer a los gatos que están esterilizados, como es su caso.

Inés nos cuenta que jugando con ella no te puedes aburrir. Hilda se lo pasa genial enredando con su hermana y su compañero de piso. También le encanta jugar con otros gatos.  Eso sí, los únicos juguetes que le gustan son las cañas y las cintas. ¡Se vuelve súper loca! 😉 Otra de sus aficiones, nos dice Inés, es subirse a un altillo para espiar y observar desde allí todo lo que ve. Eso por no hablar de los cajones: «Le encanta meterse en cajones, sacar la ropa y decidir que ese es su sitio». Y ahí se queda Hilda, reina de su cajón favorito…                                                                   

 Este es precisamente el magnetismo de Hilda, lo curiosa y divertida que es. Te aseguramos que si decides adoptarla, no te aburrirás 😉

Hilda está deseando que seas su familia. ¿Te animas a conocerla?

 

 

 

Deja un comentario

Your email address will not be published.