Historias de animales en la Guerra de Ucrania

Desde que empezó la Guerra en Ucrania, no paran de llegarnos noticias muy duras y tristes. Las noticias que nos llegan de los animales que se han quedado allí, siguen la misma línea. Aunque es cierto que algunas de las imágenes que se han publicado en los medios de comunicación demuestran que muchos ucranianos han huido con sus animales, no todos han tenido la misma suerte. En una guerra, si la vida de las personas vale poco, la de los animales no vale nada. Sabemos que en Ucrania muchos animales están viviendo una situación terrible, han sido abandonados, maltratados, no tienen alimento y tampoco refugio. En este artículo queremos contaros algunas historias de animales en la guerra de Ucrania, pero no las más tristes, sino las más esperanzadoras ¿te gustaría conocer alguna de ellas? ¡Sigue leyendo!

Las historias que compartimos involucran a asociaciones, protectoras y personas animalistas ucranianas. La ayuda y el cariño que están recibiendo los animales de este país por parte del resto del mundo, muestra la otra cara de la humanidad, la parte buena y la que genera esperanza. Este artículo también pretende ser un pequeño homenaje a todas las personas que hacen posible en su día a día salvar y proporcionar ayuda a los animales y a sus familias en todos los lugares hostiles, aunque no siempre se consiga.

Stepan: influencer y refugiado

Empezamos con Stepan, un gato ucraniano de 13 años, común europeo, de pelo atigrado conocido por sus vídeos de TikTok sentado en la mesa con su copa de vino y su carita graciosa, mientras suena la música como si estuviera en un bar. Durante los primeros días de la guerra, la familia de Stepan tuvo que resguardarse de las bombas en refugios bajo tierra, lugar donde también llevaron a Stepan, que estuvo con ellos en todo momento. Este comportamiento da un buen ejemplo a muchas personas: sean cuales sean las circunstancias, los animales forman parte de la familia y no hay que abandonarlos o dejarlos atrás. Finalmente, la familia de Stepan tuvo que huir de Ucrania.

La familia al completo, como no podía ser de otra manera, se encuentra actualmente en Francia, a la espera de poder regresar a su país. La historia se puede leer narrada por ellos mismos en la cuenta de Instagram de Stepan (@loveyoustepan), que actualmente cuenta con más de 1 millón de seguidores.

Fuente: Esquire

Osa maltratada en un circo, ahora vive en un Santuario

Masha es una osa parda euroasiática que tuvo que hacer un viaje de 20 horas hasta llegar a Rumanía para huir de la guerra. De Lange, su salvador cuenta que salvó a la osa en 2018 de un circo ambulante – “Ahora tiene 22 años, de los cuáles 18 los había pasado haciendo trucos en espectáculos”. Estos últimos años los ha pasado en Leópolis, en un terreno apropiado para ella. Sin embargo, con la guerra De Lange decidió llevarla a algún lugar seguro y encontró en Rumanía el Santuario de Osos “Libearty” que pudo acogerla.

Después de más de 30 horas de viaje en total, Masha llegó a Libearty. Aunque al principio lo pasó muy mal, temblaba y no quería ni comer, ni beber, parece que poco a poco se va adaptando a su nuevo hogar, donde vivirá con otros animales de su especie.

 

Fuente: National Geographic

Murchik: maltratado y disparado

Murchik es un perro que encontraron abandonado. Al parecer había sido maltratado y tenía una bala en la cabeza. Ya ha sido rescatado y van a intentar salvarle la vida. No se conocen muchos más detalles de su historia, pero es sobrecogedor el sufrimiento y el aguante que consigue trasmitir este pequeño perro.

Fuente: UAnimals (@uanimals.official)

Feldman Ecopark: un zoológico en la frontera con Rusia

Feldman Ecopark es un zoológico ucraniano que se encuentra en Kharkiv, la segunda ciudad de Ucrania, muy cerca de la frontera de Rusia. En el zoológico se encuentran todo tipo de animales salvajes, leones, tigres, guepardos, ciervos, jirafas, osos, etc. Una vez iniciada la guerra, varios trabajadores del zoo se quedaron para cuidar de los animales, de los cuales 3 fueron asesinados. Desgraciadamente, hace pocos días, otros 2 trabajadores fueron encontrados sin vida y con heridas de bala.

La dirección del Zoológico estaba dispuesta a eutanasiar a los animales, debido a que les cuesta mucho conseguir comida debido al asedio enemigo y también tenían cierto temor a que, por los continuos bombardeos, las jaulas se abrieran y los animales escaparan.

Foto: Strrudel

Con ayuda y muy poco a poco, están consiguiendo rescatar a algunos animales y llevarlos a zonas más seguras. De momento, han rescatado a cinco grandes leones, dos felinos pequeños, un jaguar, un cachorro de león, pájaros, un zorro plateado y zorros árticos. Las labores de rescate se ven interrumpidas por bombardeos y tiroteos. El dueño del parque insiste en que ha cambiado de opinión y que “Ningún animal se quedará atrás, ya sea un lechón, un tigre o un oso».

Estos rescates están siendo posibles gracias a financiación local y extranjera y a las asociaciones protectoras de animales de Ucrania, pero todavía hay animales que siguen dentro del zoológico.

Los zoológicos no son el hogar idóneo para que los animales salvajes vivan su vida, es inimaginable el sufrimiento que deben tener al vivir en una jaula sin poder huir del ruido de las bombas y tiroteos. Esta puede ser su oportunidad para poder ser rescatados y vivir en un lugar mejor.

Fuente: Noticias del Mundo

Nessy, perdido en Bucha

Nessy es un perro que se perdió en Bucha, una ciudad que fue asediada y bombardeada por las tropas rusas y de la que difícilmente vamos a olvidar el nombre. Por fortuna, la ciudad fue liberada y el ejército ucraniano y los ciudadanos salieron a las calles en busca de supervivientes. Un batallón encontró con vida a un perro dentro de un coche, poco después sabrían que se llamaba Nessy.

Al cabo de unos días, consiguieron dar con su familia y decidieron grabar el emotivo reencuentro. Esta historia nos debe hacer reflexionar sobre la importancia que tienen los animales en nuestra sociedad, entender que tienen sentimientos y que también debemos valorar sus vidas.

Fuente: La Vanguardia

La historia de Phoenix

El gato Phoenix vivía tranquilamente en una aldea cerca de Kiev. Desgraciadamente cayó una bomba cerca de donde se encontraba y se le quemó el pelo, los bigotes, las patas y además, perdió parte de la coordinación de su cuerpo. Fue rescatado por un hombre llamado Vladimir.

Su rescatador cuenta de broma que Phoenix (nombre adecuado, ya que ha resucitado de sus cenizas) es un superhéroe: “no se quema en el fuego, salta 20m puede roer cualquier hierro, incluyendo la armadura enemiga”. Ahora Phoenix se recupera de sus heridas y podrá tener una vida mejor.

Fuente: UAnimals (@uanimals.official)

Santuario de caballos Sunny Valley

Sunny Valley es un santuario para caballos mayores o que han sido explotados o maltratados durante toda su vida y una vez dejan de ser rentables, son abandonados. Sunny Valley se ha convertido en un refugio para estos caballos viejos y enfermos abandonados o rescatados de mataderos.

Durante la guerra, han tenido dificultades para alimentar a sus animales, pero no se han planteado abandonar a los caballos y siguen cuidando de ellos.

Fuente: UAnimals (@uanimals.official)

Animales en guerra, doblemente invisibles

Son miles y miles las historias que llegan de Ucrania sobre animales que se encuentran entre la vida y la muerte. No podemos contar todas y hay demasiadas y muchas son extremadamente tristes. Esta es solo una muestra de la parte menos amarga de lo que tienen que vivir día a día las diferentes organizaciones, asociaciones y protectoras de animales ucranianas. Algunas de ellas son: UAnimals, Xochukota, Ugolyok, Rifugio Italia Kj2, Dryg, entre otras muchas. Todas necesitan apoyo y difusión.

En la mayoría de los países, la vida de los animales siempre puede y debe ser mejor. Pero no nos olvidemos de aquellos animales que sobreviven en países en guerra y sufren día a día las consecuencias de vivir bajo las bombas, totalmente abandonados e indefensos, con niveles de estrés altísimos, siendo maltratados y muchas veces sin agua, ni alimento. Ellos también merecen estar a salvo.

Si quieres conocer más, os dejamos este artículo que cuenta más historias de animales que están sufriendo la guerra en Ucrania:

Si quieres apoyar económicamente la labor de Zarpas y Colmillos, ¡puedes ayudarnos! Haz clic en este enlace y te informamos de todo, tenemos una deuda enorme y queremos seguir salvando animales.

Deja un comentario

Your email address will not be published.