León y Gijón: una escapada de fin de semana apta para cuatro patas

¿Qué mejor que desconectar un fin de semana en una pequeña ciudad que además nos ofrece un abanico de rutas y preciosos paisajes naturales? Esa fue la pregunta que nos hicimos un fin de semana con Rocío, una perra mestiza mediana.

DESTINO Y ALOJAMIENTO

Desde Madrid cualquier destino de España parece no quedar muy lejano. Sin embargo, cuando se trata de pasar un fin de semana de desconexión, no suele apetecer meterse 4 horas de coche, más atascos, más aglomeraciones…

Por eso, elegimos un sitio cercano pero a su vez lejos de nuestra rutina y que nos permitiese acercarnos a pasar un día de playa y montaña. Nuestra destino elegido fue La Pola de Gordón, un pueblecito muy pequeño a apenas 35 km del centro de León.

En este precioso pueblo encontramos la casa rural Casa Rosario. Es una pequeña casita baja de una habitación, un salón comedor con calefactor de leña y un pequeño baño situada dentro de una finca grande donde se comparte la parcela con los dueños. No solo aceptan mascotas sino que ellos tienen un par de perritos majísimos y aves exóticas que el dueño te presentará según llegues. Además, lo mejor de todo, son las vistas que tiene a la montaña y el maravilloso patio en el que puedes desayunar o comer…

Como si fuera poco, su precio es aún más maravilloso…menos de 40 euros por noche dos personas y con desayuno incluido… todo un chollo.

ALREDEDORES

Cerca de este pueblecito hay un montón de montes por los que se pueden realizar rutas de varios niveles de dificultad. Nosotros decidimos ir a pasar uno de los días a Gijón. Solo está a 100 km y además Asturias cuenta con varias playas aptas para perros.

Fuimos a la playa de El Rinconín, muy cerquita del centro de Gijón. Tiene una zona no muy grande de arena y piedrecitas para poner la toalla y descansar un rato y, la mejor parte, la entrada al mar está cubierta por rocas por las que se puede andar tranquilamente. Y en las que Rocío se lo pasó en grande. Apenas cubre el agua y esto le permitió correr, saltar y chapotear como loca.

Desde luego, hay miles de planes que hacer con nuestros peludos pero, un plan de playa nunca falla. Esperamos haberos inspirado y animado a hacer una pequeña escapadita con vuestro perrito o perrita. Y, si aún no lo tenéis, ¿habéis pensado en adoptar y empezar a darle una nueva oportunidad a algún peludo? 🙂

Leave a Reply

Your email address will not be published.