Esta preciosidad se llama Miga. Es una gata adulta cariñosa y juguetona nacida en abril de 2017 que está en adopción. Llegó a Zarpas y Colmillos junto a sus hermanas, Punky y Xena. Las desahuciaron de su propia casa ya que su dueña había viajado al extranjero temporalmente y las dejó a cargo de su madre. Esta no estaba dispuesta a ocuparse de las peludas y decidimos rescatarlas antes de que las abandonasen en la calle.

Una auténtica guapura.

Las tres pasaron mucho tiempo en habitaciones porque, al ser tantas, era difícil que alguien las acogiera juntas.  Vivieron en varias casas de acogida pero siempre, por unas circunstancias u otras, acababan encerradas en la misma habitación.

Afortunadamente, Xena y Punky tuvieron suerte y fueron adoptadas juntas. Pero Miga sigue a la espera de encontrar ese angelito que se fije en ella como lo hacemos nosotras.

Nuestra preciosa felina esperando su adopción

Coincidiendo con la entrada de Miga y sus hermanos tuvimos una situación similar con otros tres hermanos: Esla, Lena y Nilo. En este caso, Esla se quedaba sola ya que sus hermanos fueron adoptados. Decidimos entonces que sería buena idea juntar a Miga y Esla para que se hicieran compañía. Ahora ambas se encuentran de acogida en casa de Sara, presi de Zarpas y Colmillos.

Este año, a Miga le apareció un bulto en el rabo e inmediatamente la llevamos al veterinario. Decidimos que lo mejor sería amputárselo ya que se había producido por células cancerígenas. De este modo, evitamos que se pudieran extender. »Esto no le afecta en su día a día. Miga es feliz», nos dice Sara.

Muy dulce y juguetona

Nuestra Miga es una gata muy parlanchina que tiene un maullido muy peculiar: te llama a través de la puerta. Es una felina muy dulce y juguetona. Esla y Miga se pasan el día entero jugando sin parar. Lo ideal sería que las adoptasen juntas ya que se han vuelto inseparables y se quieren mucho.

Miga y Esla dándose amor

Es positiva a calicivirus, pero ello no le impide tener una vida normal, como te contamos en este artículo. Al poco de entrar en Zarpas ella y sus hermanas tuvieron hongos producidos por el virus que fueron curados. Debido a esta bajada de defensas, el calcivirus mutó a calcivirus sistémico. Esto produjo que se las hincharan las patas, fiebres, diarreas y llagas en la boca. Las tres sobrevivieron y, poco a poco, se hicieron fuertes.

A pesar de tener un carácter 10 que le facilitaría mucho encontrar familia, por su coronavirus Miga es una de esos proscritos, perros y gatos que más cuesta dar en adopción. Por eso, y porque puede llevar un día a día totalmente normal como hace ahora, necesita más que ninguno tu ayuda. ¿Quieres ser tú uno de esos héroes anónimos que sacan del olvido a estos gatos?

Deja un comentario

Your email address will not be published.