Cerramos la semana con un final feliz: Newton, nuestro gatito blanquito zanahorio, ha encontrado una familia.

Este pequeñajo llegó a nosotras tras el aviso de una chica de que había aparecido en los alrededores de su lugar de trabajo con los ojitos pegados. Su madre había sido atropellada. La muchacha no pudo mirar a otro lado, lo acogió en su casa y nos pidió ayuda para encontrarle un hogar definitivo.

Es activo y curioso, pero también un poco asustadizo y desconfiado. Por eso, una vez en su nueva casa, han pasado unos días hasta Newton ha encontrado la confianza suficiente para salir de su escondrijo. Y nos ha brindado una foto tan bonita como la que os enseñamos en este post. ¡Se feliz pequeño!

Deja un comentario

Your email address will not be published.