La parvovirosis canina es una enfermedad altamente contagiosa provocada por un virus que se localiza en el entorno. Afecta a cualquier tipo de can aunque principalmente concierne en cachorros. Impacta, mayormente, en los intestinos provocando una inflamación de los mismos.

Síntomas del parvovirus

Generalmente, son síntomas similares a los provocados por una gastroentiritis, por lo que muchas veces se confunden y se detecta de forma tardía. Estos síntomas pueden ser: vómitos, diarreas sanguinolentas, fiebre o disminución del apetito, lo que conlleva que el animal se deshidrate de manera rápida. Debido a la pérdida de fluidos, el animal puede llegar a entrar en shock.

Estos indicios no siempre se dan en cachorros muy pequeños o perros ancianos, si el animal no está vacunado podría contraer la enfermedad. Si el can afectado es un cachorro menor a tres meses, puede sufrir una inflamación en el corazón y fallecer en cuestión de minutos. En los casos más graves, la parvovirosis puede provocar una disminución de los glóbulos blancos.

Si el animal consigue sobrevivir, el daño cardíaco puede llegar a ser tan severo que lo más habitual es que acabe con su vida. Por ello, ante cualquier evidencia debemos acudir de manera inmediata al veterinario.

¿Cómo se transmite la parvovirosis canina?

Como hemos mencionado con anterioridad, se encuentra en el entorno por lo que su presencia toma notoriedad en los lugares públicos. Puede llegar a quedarse en el ambiente durante meses.

El estrés, los parásitos intestinales o la sobrepoblación son factores que pueden predisponer a tu mascota.

Aunque existen varias vías de transmisión, la más habitual es por vía oral. Cuando el perro entra en contacto con heces infectadas, orines infectados, comida, leche materna, objetos… Cabe destacar que algunos insectos o roedores pueden ser huéspedes del virus, por lo que desparasitar a nuestra mascota es fundamental.

Resaltamos que la parvovirosis canina NO SE CONTAGIA a humanos.

Tratamiento del parvovirus

El objetivo del tratamiento es combatir los síntomas que presente el animal. No existe un tratamiento efectivo en su totalidad. Generalmente, los veterinarios siguen una serie de tratamientos que, en algunos casos, dan buenos resultados. Habitualmente los pasos a seguir son:

  • Rehidratación mediante la administración de suero.
  • Transfusiones de sangre para paliar la pérdida de sangre a través de la diarrea.
  • Cuando el animal se encuentra estable, se continúa con una fluidoterapia de mantenimiento, compuesta por azúcares junto con cloruro potásico.
  • Administración de antibióticos.
Las pautas nos las indicará nuestro veterinario de confianza.

Prevención de la parvovirosis canina

El seguimiento del calendario de vacunación del perro es la manera más efectiva de prevenir este virus, que en muchas ocasiones es mortal. Si tenemos cualquier duda, es recomendable acudir a un especialista para que nos informe con mayor precisión.

Bibliografía

https://www.royalcanin.com/es/dogs/puppy/parvovirus-in-dogs

https://www.affinity-petcare.com/vetsandclinics/es/parvovirosis-canina-tratamiento-y-pronostico

Deja un comentario

Your email address will not be published.