Los proscritos: perros y gatos que menos se adoptan

Negros, atigrados, careys, PPP o positivos a alguna enfermedad. Son los perros y gatos que más cuesta dar en adopción, los más difíciles de encontrar hogar, los que nadie quiere adoptar. En algunos casos simplemente por haber nacido de un determinado color. En otros porque su raza les pone un sambenito difícil de quitar o porque han tenido la mala suerte de coger una enfermedad que no les impide, en cambio, vivir una vida normal. Tener alguna discapacidad física tampoco juega a su favor. Son los proscritos, los gatos y perros que menos se adoptan.

Negros, atigrados y careys

Noche es un galgo negro que Zarpas y Colmillos rescató de la calle. Sara Nieto, presidenta de la asociación, recuerda su caso con claridad. “Nos costó un año encontrarle casa y de hecho se fue a la Fundación Benjamín Mehnert, que está en Sevilla, y ellos nos los llevaron a Estados Unidos. Ahora está con una familia estupenda”. Noche lo tenía todo: es negro, galgo (160 son abandonados en España cada día) y además adulto, de unos 8 años.

Noche, ya feliz al otro lado del Atlántico.

La superstición hace mucho daño a animales como Noche y, si se trata de gatos, el problema se multiplica. Ahora tenemos en Zarpas varios cachorros de gatos negros (o panteritas, como nos gusta llamarlos ;). Tenemos a Brey y Rih, a Brekkies y cuatro más de una camada. Todos están ya en adopción y merecen las mismas oportunidades que el resto. ¿Te animas a romper prejuicios y darles una oportunidad?

Bey y Rih, esperando adopción.

Aparte de los animales negros, hay otros colores y patrones que tampoco gustan. Se trata de los perros atigrados y de las gatas careys. ¿La razón? Sinceramente, no sabemos. A nosotros nos parecen preciosos.

Morgan, una carey que quita la respiración.

PPP

Los perros de razas catalogadas como potencialmente peligrosas son otros de los principales afectados. Cuesta mucho que alguien se fije en ellos. Para adoptar a uno hace falta licencia y sus razas están rodeadas de prejuicios difíciles de salvar.

Los PPP suelen ser los más difíciles y sobre todo si tenemos un problema de leishmania. Sara recuerda a Toro, un American Stanfford que tenía una doble condena: PPP y positivo a leishmania. “Ahí se añadía una doble dificultad porque además no somos una asociación especializada en PPP. Ya nos cuesta en general tener perros porque tenemos pocas acogidas, pues perros PPP pues ni te imaginas”.

Positivos

Los perros y gatos portadores de alguna enfermedad son carne de cañón de quedarse mucho tiempo en la protectora. En el caso de perros, la leishmania es el principal problema. En los gatos hay varias enfermedades bastante comunes que suelen portar los rescatados de la calle.

En Zarpas hay muchos gatos positivos esperando adopción. En este caso, la desinformación juega un papel importante. Porque hay enfermedades con las que pueden convivir muchos años sin problema. En ocasiones incluso expulsan a los virus de su organismo y no queda ni rastro de ellos. Otras veces es solo una cuestión de cuidar su alimentación y mantenerlo en un entorno tranquilo y seguro.

“Los positivos a leucemia son los más difíciles y los positivos a inmuno bastantes difíciles. Si son doble positivos, ni te cuento”. Sara resume así las complicaciones de conseguir un hogar a estos animales, que no han elegido ser portadores.

Esla, positiva a calicivirus.

Por eso, os animamos a que os informéis de cómo son realmente estas enfermedades. Podéis consultar nuestros artículos sobre la leucemia felina, la inmunodeficiencia o FIV, el calicivirus y el coronavirus.

Ahora tenemos dos dobles positivos (a leucemia e inmuno) que son Ocho y Chupito. Y también otros con algún positivo como Panceta, Gordo, Esla, Sooz o Dorado. Cada uno tiene su carácter. Pregúntanos por ellos y consigue así que alguien se interese por estos pequeños.

Discapacitados

Si les pasa a los humanos, imaginad a los animalitos. Los diferentes tienen muchos más problemas para encontrar familia. Discapacidades físicas como la falta de una pata, la ceguera o la sordera les hacen caer en el olvido. Los queremos perfectos, pero… ¿sabéis de alguien que lo sea?

Noirin, es prácticamente sordo pero un amor.

Los perros y gatos discapacitados enseñan además una lección de vida cada día. Son un ejemplo de superación constante y conviven de una forma muy natural con su “problema”. ¿Quieres aprender de ellos? Abre tu vida a un discapacitado 😉

Deja un comentario

Your email address will not be published.