Sooz

Sooz

Con los días en su acogida, Sooz fue cogiendo confianza y cada vez se mostraba más tranquila con sus humanos de acogida, incluso comía delante de ellos, y eso que las curas le tenían que molestar.