¿Has notado que tu gato hace cosas “raras”? Te muerde sin razón aparente, hace sus necesidades fuera del arenero, marca más de lo normal, se ha vuelto tímido de repente, ha engordado o adelgazado mucho, destruye cosas cuando antes no lo hacía… Igual tiene estrés.

Sí, porque no solo los humanos sufrimos de ese estado tan perjudicial, también los felinos. Ten en cuenta que ellos viven en una casa y no salen a la calle. Sus relaciones con el mundo son solo a través de nosotros y, con suerte, de algún hermano gato que viva con ellos. Si hay cambios en su rutina o no tienen suficientes estímulos (se “aburren”), desarrollan estrés.

Genera enfermedades

Aparte de pasarlo mal ellos y de preocuparnos a nosotros, el estrés puede hacer que desarrollen enfermedades como la cistitis, muy común en felinos. O incluso se puede convertir en crónico y acabar en depresión. Si observas que tu gato está todo el día dormido y extremadamente amodorrado, quizás sea ese el problema.

¿Por qué?

Aparte de la falta de estímulos, también hay otros factores que generan estrés a nuestro compañeros de vida. Un simple cambio de muebles, una enfermedad o problemas físicos, cambios en en entorno, mudanzas, pintar la casa… En fin, cualquier cosa que modifique su rutina puede causar estrés a un gato. En ese caso, sabemos que será seguramente pasajero y el gato volverá a ser como antes.

En el caso de que sea por falta de estímulos, lo mejor es que se los des tú. ¿Te imaginas pasar todo el día en un piso sin televisión, libros que leer, música que escuchar o nadie con quién hablar o jugar? Eso es más o menos lo que siente un gato sin estímulos. Así que en tu mano está que tu gato sea feliz.

Trucos para remediarlo
  • Manten a tu gato más activo.
  • Juega con él cada día.
  • Evita cambios en su rutina.
  • No masifiques la casa con muchos gatos. Se aconseja no tener más de tres.
  • No limpies las esquinas en las que se restriega tu gato al pasar. Está marcándolas con sus feromonas.
  • Echa feromonas sintéticas por la casa. Le ayudará a sentirse más a gusto.
  • Enriquece el ambiente con juguetes estimulantes, rascadores…
  • Dale suplementos naturales (L-triptófano, vitamina b, alfa-casozepina…). Consulta con tu veterinario.
  • Si está falto de estímulos, búscale compañía felina si vive solo. Dos gatos en una casa es el número ideal.
  • Si no sabes qué hacer, acude a un profesional.

 

 

Deja un comentario

Your email address will not be published.