La familia Zarpas tiene un nuevo miembro. Es Azaroa, una cachorra carey que cogió una voluntaria de una colonia con intención de curarle una infección en el culete y soltarla luego. Pero resultó ser muy sociable y Zarpas, a pesar de que está rechazando nuevos casos por falta de acogidas, ha decidido darle entrada. Tiene solo unos meses de vida, así que mucho cariño por delante para dar a la familia que tenga la suerte de adoptarla.

No sabemos por qué, pero las gatas careys son complicadas de dar en adopción. Sus preciosos colores y matices no gustan a todos. ¿Quieres darle una oportunidad?

Mirad qué cariñosa es esta cachorrita:

Deja un comentario

Your email address will not be published.