Ventajas de adoptar a un gato adulto

Cuando nos proponemos adoptar a un gato para que comparta la vida con nosotros, siempre pensamos en un peludito joven para que sea más fácil la relación con ellos, ¿pero habéis pensado alguna vez el amor que puede dar un gato adulto? Esta semana ¡te lo contamos!

Ya sabemos qué carácter tienen

Normalmente en el momento de plantearse un adopción adulta se ve como una desventaja que el gato «ya venga con su propia personalidad», pensando que traerá consigo más manías y conductas inmodificables que harán de la convivencia un infierno. Pero ¡nada más lejos de la realidad!

Un gato adulto trae consigo muchos años de experiencia, tal y como nos explica la especialista en comportamiento felino de Mas Vida Ruth Ballesteros: «Los gatos adultos presentan un carácter ya formado, tienen menos problemas de agresividad por el juego y son mucho más tranquilos».

Además, ya saben utilizar el arenero, acicalarse para estar siempre radiantes y, sobre todo, ya tiene esa personalidad tranquila. Solo les hace falta un buen sitio para poder relajarse y pasar sus largas horas descansando. Atrás han quedado aquellos primeros años de arañazos, accidentes «por curiosos» y aquella etapa de morderlo todo para comprobar que realmente no le gusta.

Los niños y las visitas no serán un problema

Un gato siempre es un imán para los humanos, pero si además se trata de un gatito pequeño y manejable, será un imán para los niños y para todos los que vengan a visitarte para ver al nuevo miembro de la familia.

¿Qué diferencia hay con un gato adulto? Los mayores, como ya vienen aprendidos, echarán mano de sus artimañas y experiencia para esconderse en lugares insospechados y, lo más importante, inaccesibles para cualquier humano no conocido. Pero una vez que vea que no hay peligro alguno, saldrá a recibir a las visitas con todo su cariño.

Merecen una oportunidad

La mayoría de los gatos adultos no han vivido en la calle toda su vida. Muchos proceden del abandono porque a quienes consideraban sus compañeros han decidido romper con la amistad que les unía, o sus dueños también se han hecho mayores y ya no pueden cuidar de ellos como se merecen.

En Zarpas y Colmillos tenemos varios que estarán encantados de conocerte, como Panceta o Hirwen, gatos muy sociables, de buen carácter y muy acostumbrados a vivir en casa, tan solo necesitan una segunda oportunidad. ¿Estás dispuesto a dársela?

Deja un comentario

Your email address will not be published.