Rabia canina – Causas, fases y síntomas

La rabia es una enfermedad común en todos los mamíferos, aunque los perros son los mayores transmisores de dicha patología. El virus pertenece a la familia Rhabdoviridae, del género Lyssavirus. Se trata de una enfermedad mortal tanto para los animales como para las personas. La rabia canina se transmite a través de la saliva, en la mayoría de las ocasiones mediante mordiscos o arañazos. Solo en algunos casos extremadamente inusuales se transmite por el aire.

Una vez contagiado, el perro presentará síntomas entre las tres y las ocho semanas. Los signos se diferencian en tres etapas:

  1. Fase Prodómica: la conducta nerviosa y de ansiedad del perro puede llevar cierto aislamiento. Suelen ser los primeros síntomas, acompañados muchas veces de fiebre. La duración de esta etapa suele durar 3 o 4 días.
  2. Fase Furiosa: no siempre se presenta. Se caracteriza por la irritabilidad del animal, además de ser muy sensibles a ciertos estímulos, principalmente auditivos. Otra característica en este periodo es la hiperactividad. Los perros se desorientan y muerden en la mayoría de los casos. En esta fase muchos suelen perder la vida.
  3. Fase Paralítica: conocida también como rabia muda. Paraliza algunos músculos, sobre todo los del cuello. Suelen tener dificultad al tragar saliva y no pueden cerrar la boca.

Por tanto los principales signos de esta patología son:

  • Fiebre.
  • Agresividad.
  • Irritabilidad.
  • Apatía.
  • Vómitos.
  • Excesiva salivación.
  • Sensibilidad a la luz y al agua.
  • Convulsiones.
  • Parálisis del rostro.
  • Dificultad a la hora de tragar.
  • Parálisis general.

La rabia canina se puede confundir fácilmente con otras enfermedades neurológicas.

¿Cuáles son las causas por las que se genera la rabia canina?
Siempre es de vital importancia consultar con un especialista.

Los perros son considerados los principales portadores de la rabia, siendo vulnerables los perros que no están vacunados y los que están en contacto con animales salvajes como zorros o murciélagos. No obstante, la forma de contagio más común es por mordeduras.

Se intenta controlar la enfermedad a nivel mundial, enfocando su prevención en perros, gracias a las campañas de vacunación y las múltiples medidas de protección. La rabia sigue siendo una patología frecuente.

¿Cómo saber si mi mascota está padeciendo rabia?

Hay que prestar atención a los siguientes signos:

  1. Busca heridas o mordiscos.
  2. Presta atención a los síntomas mencionados anteriormente.

En España hay un protocolo de actuación ante las mordeduras o agresiones de animales domésticos, cuyo fin es minimizar el riesgo de contagio.

Diagnóstico de la rabia en perros

El veterinario puede proceder al aislamiento del animal e iniciar análisis serológicos que confirmen la presencia del virus, como la reacción en cadena de la polimerasa (PCR).

¿Se puede prevenir la rabia?

Se puede prevenir por medio del calendario de vacunación anual. La primera dosis se suele aplicar a las 16 semanas y de forma anual se aplica un refuerzo para que el organismo se mantenga activo contra el virus.

En la mayoría de comunidades autónomas de España la vacuna de la rabia es obligatoria.

¿La rabia canina tiene tratamiento?

Desafortunadamente actualmente no existe tratamiento contra la enfermedad, pues la intensidad de los síntomas y su rápida propagación provocan la muerte cerebral del perro.

Si una persona sufre un mordisco por parte de un animal infectado, es vital limpiar la herida con agua y jabón y acudir a un centro médico cuanto antes.

¿Cuál es la esperanza de vida de un perro contagiado?

Un perro con rabia puede vivir entre 15 y 90 días. Los cachorros probablemente sobrevivan un tiempo menor. Tras una manifestación clara del síntoma del perro, la esperanza de vida no es mayor a 10 días.

Bibliografía

Rabia en perros – Síntomas, contagio y tratamiento

Deja un comentario

Your email address will not be published.