Experiencias de acogida. Sammy: «Ellos nunca se van a olvidar de ti»

En esta sección os contamos la experiencia de una casa de acogida de Zarpas, historias de personas y peludos con las que queremos ayudar a los que se plantean acoger animales a tomar una decisión. Esta semana os presentamos a Sammy, adiestradora y voluntaria de Zarpas y toda una veterana acogiendo.

Pregunta – ¿Por qué te animaste a ser casa de acogida?

Respuesta – Mi nombre es Sammy y me animé a ser casa de acogida antes de tener formación en el mundo de los perros, considero que es uno de los pasos mas importantes previos a la adopción del animal. Zarpas y Colmillos fueron las primeras en contar conmigo para un caso muy especial para mi. Desde entonces no pude parar de recibir en mi hogar a todos y cada uno de ellos con los brazos abiertos. La casa de acogida tiene todos los gastos cubiertos, te ofrecen todos los recursos que tienen para velar por el bienestar de los pequeños y ponen a tu disposición voluntarios y profesionales para que, ante cualquier problema o necesidad, siempre tengas a quien recurrir.

P. – ¿Qué conlleva acoger a un animal?

R. – Desde luego ser casa de acogida es una experiencia inigualable. Para mi ver en las condiciones en que muchos llegan o son rescatados, los problemas que presentan (miedos, ansiedad, dominancia..), trabajar con ellos y ayudarles a gestionar todo de una forma positiva y más saludable. Ver que marchan siendo otros totalmente diferentes, más felices, mas equilibrados… Viviendo la vida como verdaderamente se merecen… ¡Eso no lo cambio por nada!

P. – ¿Quieres compartir alguna anécdota?

R. -Podría contar miles, pero me voy a centrar en dos. Nini, mi chica mix de PPP y atigrada, condenada por color y raza… Recuerdo que llegó el verano y nunca había nadado. A mi, me encanta que disfruten y les inicio siempre a ello. El primer día alucinaba aunque tenía algo de miedo. Pero siempre ha sido tan valiente que, en menos de una semana, disfrutaba más de la piscina y de todos los juguetes que comprábamos para que se lanzase a por ellos…

La segunda anécdota que quiero compartir es con Lord Byron, llegó con tan solo cinco meses. Era agresivo, dominante, hiperactivo, desobediente… ¡Un caso que parecía casi imposible! En tres semanas todo ello cambió. Era el típico perro del que diríamos quién te ha visto y quien te ve. Se volvió super cariñoso y obediente, tras ser adoptado por una pareja maravillosa. Actualmente, cuando nos ve salta a nuestros brazos y va directo al coche para pasar unos días en la guarde con sus amiguitos.

Estas cosas son por las que merece la pena poner tu granito de arena, porque ellos nunca te olvidarán. Para mi cada animal que llega a mi familia es un miembro más al que ayudar para lograr su hogar definitivo.

P. – ¿Qué recomendarías a una persona que está pensando ser casa de acogida?

R. – Sé consciente de que tanto perro como gato necesitan amor, tiempo y dedicación. Sobre todo destacaría que cada animal tiene un pasado y no podemos saber cómo va a comportarse en un hogar.  Pero TÚ eres su presente y puedes hacer que su futuro cambie. Si todos tenemos a nuestra familia y amigos en los malos momentos, ¿por qué ellos no pueden tenernos a nosotros para olvidar todo lo malo?

Gracias Sammy por tu amor hacia los animales y gracias, sobre todo, por acoger.

En Zarpas es muy importante la labor de las casas de acogida, ya que sin ellas no podríamos continuar nuestra actividad. Por ello, si quieres saber más sobre la acogida de animales necesitados, consulta este enlace y no dudes en preguntarnos. ¡Gracias a todas las casas de acogida!

Deja un comentario

Your email address will not be published.