Experiencias de adoptantes. Cristina: «Nos dimos cuenta que no queríamos que se fuera»

En este apartado os contamos las experiencias de nuestros adoptantes de Zarpas y Colmillos. Con sus vivencias, quizás podamos animar a alguien a adoptar y concienciar sobre la responsabilidad de abrir nuestra vida a un animal. Son historias reales de gente normal que tomó en su momento esa importante decisión. Hoy os presentamos a Cristina que tomó la determinación de adoptar a Porto.

Decisión de ser casa de acogida

«Mi padre y yo tomamos la decisión de ser casa de acogida cuando Gina, nuestra perra, murió. La primera vez que vi a Porto en una publicación de Zarpas y Colmillos en Instagram pensé que era un perro precioso. No entendí como nadie se interesaba por él. Se lo enseñé a mi padre y le comenté que por las necesidades que tenía Porto en ese momento, se adaptaba muy bien a nuestra situación» – comienza relatando Cristina.

De ser casa de acogida a adoptar

«Desde el primer momento se adaptó muy bien a nosotros y hemos formado un vínculo muy bonito. No todo fue color de rosa, ni mucho menos. De hecho, aún seguimos trabajando sus problemas de ansiedad por separación. Pero, a pesar de todo, Porto es un perro excepcional. La idea inicial era ser casa de acogida para poder ayudar a otros peluditos después de Porto, pero cuando llegó el día en que nos dijeron que había una posible adoptante para él, nos dimos cuenta de que no queríamos que se fuera. No nos imaginábamos el día a día sin él. Porto llenó parte de ese hueco que dejó Gina cuando se fue» – prosigue.

«Adoptarle fue algo a lo que dimos muchas vueltas durante semanas, hacerte cargo de un animal es algo que requiere mucha responsabilidad. Tienes que estar dispuesto a pasearle a sus horas, a alimentarle, a asumir los gastos veterinarios que conlleva si enferma, a llevártelo de vacaciones o buscar un sitio adecuado en el que le cuiden mientras estás de viaje. Obviamente, el abandono jamás es una opción. Cuando decides hacer todo eso, adoptar a un animal es de las mejores cosas que te puede pasar en la vida» – determina la adoptante.

Anécdotas con Porto

«Podría contar mil cosas de Porto. Desde lo mucho que le apasiona comer, lo cariñoso que es, sé que si aparece por el salón con una oreja levantada significa que ha hecho alguna trastada, o lo que le gusta, y me gusta, que se acurruque conmigo en el sofá para que le rasque la tripa. Le gustan los paseos largos por el campo, intenta comerse cada hoja de cualquier planta que ve por la calle y si tienes una chuche en la mano es el perro más obediente del mundo. También es un perro muy juguetón. Siempre que pasamos por alguna zona de césped empieza a correr como un loco y se revuelca en él. En muchos momentos parece que te contesta con ladridos cuando le hablas y es cuando mi padre dice que solo le falta hablar» – nos afirma Cristina.

¿Por qué acoger a un animal en Zarpas?

«En mi caso, como ya he dicho, la idea inicial no era adoptar, pero tras revisar e informarme en varias protectoras decidí ser casa de acogida en Zarpas y Colmillos porque fue de las pocas que no tuvo inconsistencias a lo largo del proceso. Me dieron toda la información claramente y aclararon mis dudas en todo momento. Las chicas estuvieron muy pendientes todo el tiempo que fui casa de acogida, lo que demuestra el interés y preocupación que tienen en que los animales estén bien» – comenta.

A todos los interesados en adoptar

«Por último, me gustaría dirigirme a las personas que lean esto, si estás pensando en adoptar a un animal, te animo a que lo hagas. Mi consejo es que valores si tus necesidades y las del animal son las mismas y todo lo que conlleva hacerse cargo de un perro, gato, hámster o unicornio. Si estás decidido a hacerlo, te aseguro que te cambiará la vida, no hay un amor más puro que el de un animal al que se la da la oportunidad de saber lo que es un hogar» – concluye nuestra protagonista.

¡Muchas gracias, Cristina por compartir tu experiencia de manera tan profunda y gracias sobre todo por adoptar!

Si has leído hasta aquí quizá sea porque también quieres vivir esa experiencia y estás pensando en adoptar a alguno de nuestros zarpitos/as. Si crees que estás preparado/a para esa responsabilidad, puedes consultar los animales de nuestra protectora que están esperando una familia que los quiera para siempre.

También puede ser que te hayan entrado ganas de ser casa de acogida, y en estos momentos son más necesarias que nunca, ¿nos echas una zarpa acogiendo a un peludo?

Deja un comentario

Your email address will not be published.