Experiencias de adoptantes. Nicolás: «Adoptar conlleva ilusión, paciencia y cariño en grandes cantidades»

En este apartado os contamos las experiencias de nuestros adoptantes de Zarpas y Colmillos. Con sus vivencias, quizás podamos animar a alguien a adoptar y concienciar sobre la responsabilidad de abrir nuestra vida a un animal. Son historias reales de gente normal que tomó en su momento esa importante decisión. Hoy os presentamos a Nicolás, que adoptó a Zeus para darle un hogar donde ser feliz el resto de su vida.

«Hace unos años empecé a interesarme por el mundo canino y aparte de estudiar sobre la materia, comencé a colaborar con Zarpas y Colmillos como voluntario. Ya estaba en mi pensamiento adoptar a un compañero perruno y en cuanto se dieron las condiciones necesarias adopté a Zeus. En el último curso de adiestramiento que hicimos, elegimos a Zeus dentro de nuestro equipo, para realizar el ejercicio que mayor porcentaje sumaba a la nota final y se portó como un campeón haciéndolo sin un fallo. Desde mi punto de vista hay que tener en cuenta varias cuestiones a la hora de adoptar: estilo de vida y condiciones físicas compatibles con perro. Un mínimo de conocimientos de convivencia, necesidades y cuidados. Ser consciente de la responsabilidad que conlleva y por supuesto ilusión, paciencia y cariño en grandes cantidades». – nos relata Nicolás.

Como anécdota Nicolás también nos cuenta que durante los paseos, Zeus causa mucha sensación, y no nos extraña, porque con esos ojazos cualquiera se enamora.
¡Muchas gracias, Nicolás por compartir tu experiencia de manera tan clara y gracias sobre todo por adoptar!

Si has leído hasta aquí quizá sea porque también quieres vivir esa experiencia y estás pensando en adoptar a alguno de nuestros zarpitos/as. Si crees que estás preparado/a para esa responsabilidad, puedes consultar los animales de nuestra protectora que están esperando una familia que los quiera para siempre.

También puede ser que te hayan entrado ganas de ser casa de acogida, y en estos momentos son más necesarias que nunca, ¿nos echas una zarpa acogiendo a un peludo?

Deja un comentario

Your email address will not be published.