¿Pueden los gatos obedecer?

A lo largo de la historia las personas se han referido a los gatos utilizando infinitos (des)calificativos: que si son independientes, que si van a su bola, que si ignoran las órdenes conscientemente, etc. Y, por otro lado, los que convivimos o hemos convivido con ellos (y que sabemos que su mala fama no es tal) nos hemos preguntado alguna vez, ¿pueden los gatos obedecer? ¿Podré enseñarle algún truco? ¿Por qué a veces parece que me hace caso y otras pasa olímpicamente? A lo mejor podríamos pensar que igual el problema no está en el gato, sino en que no aprenden de la misma manera que nosotros u otros animales… y, por ende, no les estamos enseñando bien.

Los gatos no son perros

Gato obediente

Las personas tenemos la mala costumbre de comparar, muchas veces sin sentido. En el reino animal no podemos juzgar a todos los animales por igual y muchas veces comparamos a los dos animales domésticos favoritos del ser humano por excelencia: el perro y el gato. Pero no, un gato no es un perro, ni hace las mismas cosas, ni  se comporta igual, ni tampoco aprende igual. En este punto entramos en el eterno debate de ¿quién es más listo? ¿el perro o el gato? debate que se verá marcado por si somos personas perrunas vs. las gatunas y nuestras preferencias. Un debate sin fin que seguirá existiendo por el momento, ya que hay poca investigación acerca de la inteligencia animal y tampoco hay suficientes estudios concluyentes sobre la inteligencia de los perros y los gatos. Pero en realidad, qué importa quién es más listo, solo tenemos que tener en cuenta que los perros y los gatos son distintos, aprenden de manera distinta y no tiene sentido compararles.

Entendiendo la manera de ser de los gatos

Lo que sí se sabe de los gatos es que son seres bastante independientes, territoriales y sus lazos suelen ser familiares. Los gatos pueden vivir solos, pero no suele ser habitual pues tanto los gatos ferales como los domésticos son seres sociales que normalmente agradecen vivir en compañía de otros animales si hay recursos suficientes para todos y también disfrutan de la compañía de las personas. De hecho, siempre se recomienda adoptar a 2 gatos en lugar de 1 solo porque disfrutan mucho de la compañía de un miembro de su misma especie.

Por otro lado, son seres que necesitan tener su propio espacio y recursos, eligen con quién estar y qué hacer con su tiempo. No entienden las imposiciones, hacen lo que les apetece. Además, al igual que las personas, cada gato tiene su forma de ser, su personalidad y su carácter, lo que también influye en su manera de comportarse con otros animales y personas.

Colonia de gatos

¿Cómo aprenden los gatos?

La manera de ser de los gatos está muy relacionada con su manera de aprender. Los gatos aprenden imitando y observando. Su instinto está muy desarrollado y tienen buena memoria, por lo que aprenden de sus experiencias. Tenemos que tener claro que la educación tradicional de las personas mediante el castigo no funciona con los gatos. Ellos no son capaces de entender los motivos por los que reciben el castigo, por lo que serán contraproducentes si queremos enseñarles algo. Si castigamos muchas veces a un gato, le tratamos mal o le hacemos daño, nos iremos convirtiendo en su enemigo y no queremos eso.

Ahora que ya sabemos cómo aprenden los gatos, entonces… ¿pueden los gatos obedecer?

Paciencia y refuerzos positivos

Ya sabemos que los castigos no funcionan, pero ¿cómo le enseño normas a mi gato? Por ejemplo, ¿cómo le enseño que no quiero que arañe el sofá? Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que, como para casi todo, hay que tener paciencia.

Gato utilizando el rascadorLos gatos no saben, ni entienden por qué no pueden hacer lo que quieran cuando quieran, ni quién eres tú jerárquicamente, ni por qué te tiene que hacer caso, ni razona, ni sigue normas. Según etólogos y expertos los mejores aliados para enseñar a tu gato son los refuerzos positivos: chuches, caricias o juguetes. Es un término psicológico que traducido a acciones funcionaría de la siguiente manera: cuando nuestro gatito haga algo que nos parezca bien, le premiamos. Basándonos en el ejemplo anterior: cuando nuestro gato utilice el rascador para afilarse las uñas en lugar del sofá, le daremos una chuche, reforzando ese comportamiento. A la larga, aprenderá que si rasca en el rascador obtendrá una recompensa y si rasca el sofá no. Por lo tanto, se está reforzando el comportamiento que nosotros queremos.

¿Y pueden aprender trucos?

Todos hemos visto algún vídeo de un gato que hace trucos, que da la patita, pasa por aros, da volteretas, etc. Estos trucos los pueden aprender, pero requieren de tiempo y paciencia. Cuanto más joven sea el gato, más fácil será que aprenda. Hay muchísimos trucos que pueden hacer, mientras no sean demasiado complicados para el gato. Todos los trucos deben enseñarse con refuerzos positivos, ya que no servirá de nada enfadarnos o regañarle.

Enseñarle el truco de dar la patita

Para enseñar a un gato a dar la patita, deberemos seguir una serie de pasos. Esto deberíamos practicarlo a diario o muy frecuentemente, para que aprenda rápido, lo practique y no se le olvide.

  • Escondemos una chuche en la mano.
  • Decimos “patita” o hacemos el estímulo al que queremos que reaccione
  • Esperamos a que el gato toque con su pata la mano. Si hace cualquier otra cosa, diremos “No”.
  • En el momento que toque con su pata, le daremos la chuche.

Gato dando la patita

Con este modus operandi, los gatos pueden aprender muchos trucos, ¿se te ocurre cuál le vas a enseñar a tu gato?

Definitivamente sí, los gatos pueden obedecer (a veces)

Los gatos son inteligentes y pueden aprender y obedecer, eso sí, cuando ellos quieran. Eso no podemos cambiarlo, tendremos que ser un poco pacientes con nuestros amigos felinos. Si no conseguimos que nuestro gato aprenda ningún truco, tampoco hay que frustrarse, está dentro de su naturaleza y lo más importante es que sean felices. También hay quien piensa que son los gatos los que nos enseñan a nosotros a que hacer lo que ellos quieren… y quizá estén en lo correcto 😉

Si después de leer el artículo te han entrado ganas de adoptar a un gatito para intentar enseñarle algún truco o simplemente para que forme parte de familia, ya sabes que en Zarpas y Colmillos tenemos gatitos listísimos y guapísimos esperando un hogar. ¡Anímate!

Deja un comentario

Your email address will not be published.